1. home
  2. /Noticias

El coronavirus no cancela la boda de esta pareja, pero les obliga a improvisar unos peculiares invitados

Las medidas para frenar la pandemia del Covid-19 en Estados Unidos impiden este tipo de eventos así que tuvieron una ocurrente idea para no estar solos en su gran día

1 Minuto de lectura
No querían estar solos en su gran día y tampoco suspenderlo así que pidieron siluetas de niños y adultos

Dan y Amy contrajeron matrimonio cuando estaba previsto.

© Youtube

La crisis del coronavirus no entiende de fronteras ni de eventos. En mayor o menor medida se ha propagado a lo largo y ancho del planeta y las diferentes medidas que se han tomado para frenarlo han obligado a cancelar todo tipo de citas. Bodas incluidas. Sin embargo, esta pareja siguió adelante con la ceremonia y unos peculiares invitados.

Preparar y planear un enlace requiere mucho tiempo y cierta inversión de dinero. En España muchas parejas han visto cómo el Covid-19 les obligaba a anular o a posponer su gran día porque, efectivamente, no podían seguir adelante con una celebración en la que se iba a reunir un gran número de personas.

Algo parecido está ocurriendo en Estados Unidos: las reuniones y bodas no están permitidas con el propósito de evitar que la enfermedad continúe expandiéndose. Es el caso de los protagonistas de esta historia: de la noche a la mañana se quedaron sin invitados, pero dieron con una ocurrente solución para, en la medida de lo posible, disfrutar de su matrimonio.

No querían estar solos en su gran día y tampoco suspenderlo así que pidieron siluetas de niños y adultos
Una empresa local les hizo siluetas de todo tipo.©Youtube

Siluetas de cartón

Dan Stuglik y Amy Simonson iban a convertirse en marido y mujer el sábado 4 de abril delante de 160 invitados. Y así fue, pero las personas no eran las que habían previsto en un principio. Llenaron los bancos de la iglesia de Dowagiac, en Michigan, con personas hechas de cartón. El novio confesaba que imaginó a su futura esposa caminando sola hacia el altar y no le gustó la idea: “Quería algo que representara a los invitados”.

Con la ayuda de Menasha Packing, una empresa local que les regaló las figuras, dieron forma a siluetas de niños y adultos que representaron a sus amigos y familiares durante la ceremonia. No fue lo mismo, pero al menos pudieron celebrar uno de los días más felices de sus vidas.