1. home
  2. /Noticias

Coronavirus: el drama de no poder decir adiós

Una carta, una foto o un recuerdo puede ayudarnos a sobrellevar la pérdida de un ser querido

2 Minutos de lectura
fallecidos coronavirus

El dolor por no poder despedirse de un ser querido puede llegar a perpeturarse durante años.

© EuropaPress

Uno de los aspectos más dolorosos por los que están atravesando las familias, no sólo en España sino en todo el mundo es la imposibilidad de despedirse de sus allegados fallecidos a causa del coronavirus. La agresividad y letalidad que está demostrando esta pandemia en algunos focos de infección y franjas de edad ha llevado a las autoridades sanitarias a tomar la decisión de aislar los cadáveres e impedir los tradicionales velatorios.

Esta decisión, impecable desde el punto de vista epidemiológico, está aportando, sin embargo, una gran carga de dolor añadido en las personas afectadas. El fallecimiento inesperado de alguien cercano ya supone de por sí un shock emocional. Si le añadimos la impotencia de no poder despedirle le sumamos a nuestro estado de ánimo tristeza, frustración, rabia, sensación de vivir una injusticia y ansiedad.

El cóctel de emociones y pensamientos negativos, advierte la directora técnica de Clínicas Origen, puede derivar en alteraciones del sueño, del estado emocional, en estrés postraumático y duelo no elaborado. El estrés postraumático (TEPT) aparece cuando el individuo ha experimentado o ha sido testigo de un evento o situación traumática, como un desastre, un accidente y, por supuesto, una muerte inesperada. La actual pandemia puede ser también motivo del llamado TEPT, aclara la psicóloga, puesto que añade factores como el miedo a ser contagiado o a que lo estén otras personas de nuestro entorno cercano.

funerales coronavirus
VER GALERÍA
Los fallecidos por el coronavirus, mueren solos, debido al aislamiento al que son sometidos ©EuropaPress

En cuanto al duelo no elaborado, el no poder despedirnos de nuestro allegado, es susceptible de impedir el correcto proceso de despedida que debemos hacer cuando alguien cercano muere. Si no admitimos, asumimos y comenzamos a vivir con la pérdida podemos tener problemas psicológicos asociados.

Símbolos de despedida

En este sentido, y ante la imposibilidad de realizar el tradicional velatorio y posterior entierro o cremación rodeados de seres queridos, Pilar Conde, quiere recordar la importancia de adoptar símbolos sustitutivos, que nos permitan expresarnos.

El símbolo, añade la experta no sólo nos ayuda a procesar la pérdida y expresar las emociones, sino, además, muy importante, validarlas en el contexto social. Cada persona debe, en este caso, y a falta de manifestaciones colectivas de duelo y actos de homenaje, crear sus propios rituales y celebrarlos estos días en la intimidad del hogar.

coronavirus despedida
VER GALERÍA
Es importante crear un puente con la persona que se ha ido y recordarle a través de alguna imagen o alguna anécdota ©GTres

Escribir una carta de despedida. Pudiendo, si se quiere, leerla después delante de los demás y expresar así nuestro recuerdo y homenaje. Que cada familiar aporte algo (una foto, un recuerdo,) y comentarlo en el entorno de casa o ampliar esta pequeña “ceremonia” con los allegados online. Se puede utilizar una pañuelo blanco, en el que cada familiar escriba algo relacionado con quien ya no está. Después se puede guardar o bien colgarlo como símbolo de dolor en balcones y ventanas. Los más pequeños, pueden realizar dibujos, y si quieren ponerlos en la ventana o dentro de la casa.

Por último, y también en relación a los niños, Pilar Conde recuerda que hay que explicarles lo sucedido, a pesar de que nos duela. Nuestra obligación es “integrarles en la pérdida, contándoles que su familiar ha fallecido y que no lo volveremos a ver. En cuanto a las causas es necesario evitar que tengan miedo a la enfermedad en el futuro, por lo que hay que dejarles claro que quien nos ha dejado estaba muy, muy grave”. Hay que escucharles y decirles que llorar es normal, siempre desde la seguridad y la protección.