home/NOTICIAS

La entrañable despedida en el hospital a Conchi y Miguel, una pareja de ancianos curados del coronavirus

El matrimonio, de la ciudad murciana de Yecla, recibió el alta hospitalaria al mismo tiempo

1 Minuto de lectura

03 de Abril 2020 / 00:00 CEST E.V.

Sanitarios

El personal sanitario que atendió a Conchi y a Miguel los despidió del hospital entre aplausos

© GettyImages

Conchi y Miguel, de 85 y 86 años, respectivamente, son una pareja de Yecla (Murcia) que lleva más de seis décadas de matrimonio. Juntos se contagiaron de coronavirus y tuvieron que ingresar en el Hospital Virgen del Castillo de su ciudad. Después de días duros, han recibido el alta hospitalaria y lo han hecho arropados por el personal sanitario que los ha atendido, que les ha despedido de una manera muy especial. Médicos y enfermeras esperaban en el pasillo de la planta a que los dos salieran de sus habitaciones.

Primero lo hizo Conchi y, un poco más atrás, muy despacito, pero sin detenerse, iba Miguel. Los profesionales del centro hospitalario que habían acudido a despedirlos (al menos una decena) rompieron, de manera espontánea, en aplausos.

Con gran delicadeza, colocan la mascarilla a Miguel, que la llevaba mal colocada, por debajo de la nariz. Mientras, ella va tirando besos a todos (con la mano, eso sí, para evitar posibles contagios) y él les dice adiós muy animoso.

Conchi y Miguel
Conchi y Miguel, a su salida del Hospital Virgen del Castillo de Yecla©Captura de pantalla de La Sexta Noticias

Después, les llevan unas sillas de ruedas para conducirlos a la salida, pero los aplausos no cesan. “¡Sí se puede!”, gritan los sanitarios. No es para menos, puesto que la recuperación de Conchi y Miguel es un gran logro para todos. Tanto para los protagonistas de esta historia, como para los profesionales que se han volcado con ellos.

También lo es, a mayor escala, para toda la sociedad. Los mayores son población vulnerable ante el Covid-19, pero no deben perder la esperanza. Ellos también se pueden curar y Conchi y Miguel, como muchos otros, son la prueba.