home/NOTICIAS

Donald Trump vaticina dos semanas muy dolorosas para Estados Unidos

La Casa Blanca augura una horquilla de entre 100.000 y 240.000 muertos a pesar de las medidas de contención implementadas

2 Minutos de lectura

01 de Abril 2020 / 00:00 CEST EFE

Donald Trump

Donald Trump, presidente de EE.UU, avisa a la nación que las próximas semanas serán muy dolorosas ya que el número de muertos aumentará considerablemente.

© Efe

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha avisado a la nación que las próximas dos o tres semanas serán "muy dolorosas" y que el COVID-19 matará a por lo menos 100.000 personas, aunque podrían ser cerca de 240.000. Los contagios por coronavirus en EE.UU. superan ya los 188.000 tras sumar más de 24.000 en las últimas 24 horas y el número de muertos es de 3.882 (unos 740 en las últimas 24 horas), solo por detrás de Italia y España. En el mejor de los casos, la Casa Blanca augura una horquilla de entre 100.000 y 240.000 muertos gracias a las medidas de contención que se han implementado, una cifra que podría llegar a entre 1,5 y 2,2 millones si nada se hiciera para combatirlo.

Durante la conferencia de prensa, Donald Trump también dijo que estudia prohibir la llegada de viajeros de Brasil, el mayor foco de coronavirus en Latinoamérica con 5.717 casos confirmados y 201 fallecidos. "Sí, estamos ciertamente estudiando un veto (de Brasil)", dijo Trump, en referencia a una medida que ya ha tomado en las últimas semanas con China y Europa para evitar la entrada del coronavirus por los aeropuertos.

El presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro, se ha mostrado contrario al confinamiento y partidario del regreso al trabajo y la reapertura de colegios a la vez que ha desafiado las recomendaciones sanitarias al dar un paseo el domingo por Brasilia.

Además de la llegada este lunes del buque médico militar Confort con 1.000 camas y del hospital de campaña en el centro de convenciones Javit con 2.500, Nueva York, el epicentro del COVID-19 en Estados Unidos, sigue ampliando su capacidad médica.

En el icónico Central Park se trabajaba este martes para abrir un hospital de campaña con 68 camas y 10 respiradores, mientras que las pistas de tenis del Abierto de EE.UU. acogerán a partir de la próxima semana otro hospital de campaña con 350 camas destinadas a pacientes que no requieren cuidados intensivos. En Nueva York los contagios alcanzaron este martes los 76.000 y los fallecidos 1.550, cifras que han requerido que el Pentágono envíe camiones frigorífico para albergar los cadáveres que no caben en las morgues de los hospitales. Las autoridades locales esperan recibir del Gobierno 85 camiones de estas características con el objetivo de doblar la capacidad de la ciudad de albergar cadáveres, y que actualmente es de 3.500.

En las aguas de Florida sigue la incertidumbre para el Zandaam, el crucero en el que han muerto cuatro personas durante un viaje por Suramérica y en el que hay casi 200 personas enfermas con síntomas de la COVID-19. Las autoridades locales aplazaron este martes un día la decisión sobre si dejarán atracar al Zandaam y a otro crucero en sus puertos, con un plan para evacuar a los pasajeros más graves a centros sanitarios y tratar a los leves a bordo del barco. El gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, consideró que sería "un error" dejar desembarcar a enfermos e instó a la naviera del crucero, Holland America Line, a que se haga cargo de sus pasajeros.