1. home
  2. /Noticias

El coraje digno de admiración de una mujer de 90 años con coronavirus para salvar otras vidas

La historia de esta paciente, que sabía al dramático final al que se exponía, ha dado la vuelta al mundo

1 Minuto de lectura
Por E.V.
Coronavirus

Una habitación de hospital con respidaror, uno de los equipos más necesarios para los pacientes de coronavirus e insuficientes en la mayoría de países

© GettyImages

Suzanne Hoylaerts, a sus 90 años, vivía con total independencia y hubiera podido seguir así por mucho tiempo, pero se contagió de coronavirus. Aunque seguía todas las recomendaciones para evitarlo, finalmente se infectó sin que su familia sepa aún cómo. Ingresó el pasado viernes en un hospital de Bélgica, su país natal. Allí, al igual que en España, no hay suficientes respiradores para la multitud de pacientes que lo necesitan a causa del Covid-19.

Cuando su hija, Judith, la llevó al centro hospitalario parece que únicamente tenía una neumonía leve. Sin embargo, como relata la propia Judith al periódico belga 'Het Laatste Nieuw', Suzanne moriría tan solo un día después: "No he podido despedirme y ni siquiera puedo ir al funeral", lamenta la joven.

Lo que la hija no se podía ni imaginar era el coraje y la extrema generosidad de su madre. Siendo totalmente consciente de a lo que se enfrentaba, no dudó en pedirle a los médicos que no le pusiesen un respirador artificial para que lo reservasen "para los pacientes más jóvenes".

"Yo ya he tenido una buena vida y no me preocupa morir", dijo Suzanne con determinación. Incluso animó a los profesionales que la atendieron: "No lloréis, habéis hecho lo que habéis podido". Resulta difícil imaginar decisión más difícil al tiempo que más altruista que esta; por eso, esta nonagenaria es considerada ya toda una heroína en su país y su historia circula por las redes sociales a modo de homenaje.