1. home
  2. /Noticias

La extraña vuelta a casa de los pacientes curados del coronavirus

Los afectados que ya han superado la enfermedad regresan a su hogar en medio de las medidas de confinamiento en todo el país

2 Minutos de lectura

31 de Marzo 2020 / 00:00 CEST

Coronavirus

Dos sanitarios dan las gracias, desde la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, por el apoyo recibido.

© GettyImages

"Como en casa en ningún sitio", decía en influencer Nil Monró después de pasar casi un mes ingresado en el Clinic de Barcelona por coronavirus. Aunque ya se encuentra bien en lo que a salud se refiere, reconocía hace unos días en una entrevista a RTVE que aún está asimilando, "a nivel psicológico", el confinamiento porque cuando entró en el hospital "la realidad del país" era "completamente diferente" a la que se ha encontrado al salir.

Monró ha recibido el reconocimiento del Ministerio de Sanidad por ayudar a transmitir "un mensaje tranquilizador" durante su enfermedad y por prestar especial cuidado en lo que decía, siempre de acuerdo a las indicaciones de los sanitarios.

Sin duda, ha aportado calma tanto entre otros pacientes como entre cientos de usuarios de las redes sociales que, infectados o no, buscaban sus explicaciones para averiguar cómo se vive en primera persona el coronavirus y si es posible superarlo (hay que tener en cuenta que el suyo fue el segundo caso confirmado en Cataluña y de los primeros en toda España, por lo que se sabía muy poco de la evolución de los pacientes).

  

No es el único cuya experiencia ha servido a muchas otras personas. El periodista deportivo Kike Mateu fue otro de los primeros positivos en nuestro país después de contagiarse tras acudir a Milán, el 19 de febrero, para cubrir la ida de los octavos de Champions entre el Atalanta y el Valencia.

Mateu, de 44 años, ha ido detallando en su perfil de Twitter la evolución de los síntomas y la larga espera hasta dar el doble negativo en el test del Covid-19. Al principio, en tuit confesó las ganas que tenía de volver a la normalidad junto a su familia; casi un mes después, vuelve a estar con sus seres queridos, pero lejos de esa ansiada normalidad en un país enclaustrado a causa de unas medidas excepcionales debido a que el virus con el que se contagió se haya convertido en una pandemia mundial.

  

Además, tras el alta hospitalaria y tras los dos negativos en la prueba, ha tenido que aislarse en su casa una semana más "por precaución". Aun así, ha vivido con gran emoción el momento de este extraño reencuentro con los suyos: "Ya puedo dar abrazos a todo el mundo con la seguridad del alta médica y el aislamiento preventivo posterior", decía el domingo en Twitter. "En tres horas, en mi casa se han hartado y me solicitan que pare ya", contaba con humor.

Junto a ellos, más de 19.200 personas, el total de pacientes con el alta hospitalaria, según el balance oficial de este martes. Todos ellos son la esperanza a la que se aferran muchos infectados, pero también los investigadores, pues en el plasma de los curados podría estar la cura de este terrible virus.