Los ancianos de una residencia de mayores se convierten en presentadores del telediario para poner una sonrisa a la cuarentena

Las personas mayores de 65 años son las que están siendo más golpeadas por este epidemia

1 Minuto de lectura

27 de Marzo 2020 / 10:19 CET

esidencia «Los San Pedros»

Cuatro mayores de una residencia segoviana han decidido poner humor a la cuarentena presentando su propio telediario (Facebook)

© Facebook

El Covid-19 se está cebando con las residencias de mayores y ya van más de 1.300 ancianos fallecidos en estos centros, sin embargo, rendirse no es una opción ni para los abuelitos ni para aquellas personas encargadas de cuidarlos. Con el objetivo principal de hacer más llevadera esta cuarenta e intentar sacar el lado más amable de esta epidemia, los ancianos de una residencia de Segovia 'Los San Pedros', situada en el municipio San Pedro de Gaíllos,han ideado junto a sus terapeutas un informativo llamado 'Noticias Tele San Pedro', en el que de forma satírica intenta poner una sonrisa a esta pandemia, que afortunadamente, no ha golpeado a ninguno de los cincuenta residentes de este centro.

Tras escucharse una sintonía típica de telediario y una voz en off que presenta el espacio, Florencio, Manuel, Marcelo y Andrés, cuatro internos de esta residencia, hacen un repaso de su particular actualidad desde un punto de vista muy satírico.

“Los ciudadanos retrasan el Estado de Alarma cinco minutos más”, informa Florencio Velasco, de 76 años, que fue hostelero durante medio siglo en Madrid y aún es famoso por sus boquerones en vinagre.

“Convocan un aplauso a las 20:10 para agradecer la labor de toda la gente que aplaude a las 20:00 horas”, retransmite unos segundos más tarde Manuel Benito, de 88, quien fue electricista antes de jubilarse y ahora dedica buena parte de su tiempo a coleccionar aperos de labranza.

La pieza, publicada en la página de Facebook de la residencia, ha alcanzado 45.000 reproducciones en menos de dos días. En ella se puede ver cómo, a medida que se suceden los titulares, los abuelos reblandecen el gesto poco a poco y acaban abandonándose a la risa. “Me parece fenomenal, porque aquí en la residencia todavía no lo tenemos (el coronavirus) y así damos alegría a los demás, que parece que está la cosa muy grave y a nosotros no nos ha tocado nada”, comenta Manuel.

El anciano reconoce que últimamente las noticias, las de verdad, le ponen «un poco nervioso», por lo que no quiere “ni escucharlas”: “Pero las noticias alegres sí me gusta oirlas y, si puedo darlas, ¡Pues mejor!”, expresa, antes de echarse a reír.

Los cuatro gozan de buena salud entre los 76 años de Florencio y los casi 90 de Andrés. Todos menos el más mayor aún conducían hasta otros pueblos cada día para tomar el vermú antes de que el Estado de Alarma trastocara sus rutinas.