Santiago García y Javier Olivares, los dos Homeros del cómic del siglo XXI

Ambos autores unen sus cualidades y consiguen crear 'La Cólera', una obra que es sinónimo de inteligencia, profesionalidad y originalidad

2 Minutos de lectura

27 de Marzo 2020 / 10:17 CET EFE

Cómic

"La Cólera" por Santiago García y Javier Olivares, maestría digna de dos autores que consiguen que esta obra brille con luz propia en su máxima potencia

© Efe

Acudir a los clásicos, una y otra vez, para entender lo que sucede en la actualidad es lo que han hecho Santiago García y Javier Olivares con "La Cólera", una maestría solo digna de dos personas que saben trabajar en solitario, pero que cuando se unen consiguen que cada uno brille en su máxima potencia. Y solo hace falta abrir la primera página de este cómic editado por Astiberri para darse cuenta de que lo que ambos han hecho en esta obra es un trabajo de inteligencia, profesionalidad y originalidad llevada al extremo con el objetivo de mandarnos algún que otro mensaje, como éste. En concreto aborda la cólera de Aquiles y los sucesos que acontecieron durante unos pocos días del décimo año de la guerra de Troya, que libraron griegos y troyanos.

Y es que, en parte, continúa el guionista de la historia, nuestra civilización es "un debate continuo" sobre esas cuestiones que planteó Homero, y por eso cuando volvemos a "La Ilíada" y "La Odisea" nos parecen "tan actuales", "porque en realidad nosotros somos muy antiguos, todavía estamos ahí, en las arenas de Troya y volviendo a Itaca, y de ahí nacen tantas de las preguntas que aún no hemos respondido". Por eso, como se relata en "La Cólera", lo que plantea Aquiles se interpreta como un "metalenguaje" que nos dice que "quizás la culpa de todo sea no tanto de quienes combaten en aquella guerra, sino de quienes lo van a contar luego a los demás".

Una suerte de melodía en la que las mujeres alzan su voz, como así lo hacen en esta historia Penélope y Tetis, la madre de Aquiles. "¡La vida es tan corta! ¡Quien no tiene piedad para sí, tampoco la tiene para los demás!", grita Penélope en un momento de relato. Pero en ese cómic el lector no solo se enfrentará a un tema con enjundia, sino a una estructura que descoloca porque llegados a un punto de la lectura tendremos que darle literalmente la vuelta al libro para ingresar de lleno en el futuro, a una Europa con problemas de clases sociales, que vendrían a ser como las luchas de la Antigua Grecia, las de Aquiles, Patrocolo o Agamenon.

"Recuerdo que el día que hablamos de eso, Santiago y yo estábamos saliendo de la Feria del Libro. Acabábamos de terminar una sesión de firmas y nos detuvimos en medio de la gente que iba y venía, intentando entender entre los dos cómo iba a funcionar narrativamente esta idea, moviendo y girando un libro imaginario entre nuestras manos".

Así rememora este momento el artífice de dar vida a este guión con ilustraciones en las que domina el rojo, porque ésta es la tonalidad "del pelo de Pirra, el de Aquiles, también de su cólera, y además es el fuego que ilumina y quema y es la sangre que se derrama por todo el libro".

Aunque Olivares también ha conseguido que en sus dibujos se vuelque gran parte de la información que ambos han querido ofrecer a los lectores. Dibujos en los que encontramos influencias de Picasso, Münch o Goya, artistas con los que Olivares comparte, consciente o inconscientemente, "ese aliento expresionista que está siempre ahí, debajo de la alfombra".