Conmoción en Salamanca por la muerte de una doctora aislada en su domicilio

La mujer presentaba síntomas leves y estaba pendiente del resultado de la prueba

por Tu Otro Diario, Agencias /


Una doctora de 58 años de la provincia de Salamanca que se había aislado al presentar síntomas de coronavirus y que estaba a la espera de los resultados de la prueba ha fallecido tras agravarse su afección en los últimos días, cuando comenzó a experimentar síntomas de dificultad respiratoria. Trabajaba en el centro de salud de la Fuente de San Esteban, aunque se había refugiado en su domicilio de la capital salmantina. 

Cnetro Médico

Trabajaba en el centro de salud de la Fuente de San Esteban (EFE). 

De confirmarse la presencia del virus en las pruebas que se practiquen al cuerpo, se trataría de la primera muerte por COVID-19 de un miembro del cuerpo sanitario en la Comunidad de Castilla y León. El gobierno regional ha lamentado en un comunicado el fallecimiento de la profesional sanitaria y ha expresado su "más sentido pésame" a la familia, amigos y compañeros de la mujer.

RELACIONADO: Preocupación por el crecimiento de los contagios y las muertes en Cataluña

Tras conocerse el fallecimiento de la médico de familia, el párroco de la localidad salmantina, Anselmo Matilla, ha lamentado, al
comienzo de la celebración religiosa que ha retransmitido por la red social Facebook, la muerte de "una gran médico y gran persona", en lo que es "una gran perdida" para el municipio.

RELACIONADO: Los farmacéuticos levantan la voz tras no ser considerados grupo de riesgo por el ministerio de Sanidad

También, a las 20.00 horas, y posteriormente a las 21.30 horas, se han repetido en La Fuente de San Esteban los aplausos desde las ventanas y los balcones, que en esta ocasión han sido muestras de cariño en recuerdo de la facultativa. Asimismo, las redes sociales han servido para que compañeros de profesión y vecinos de la localidad hayan recordado con sus palabras a la fallecida. 

Mascarillas

Los sanitarios reclaman más y mejor material de protección. 

La epidimia se está propagando entre los sanitarios, que ya suman más de 5.400 casos, un dato que las autoridades han reconocido como preocupante. Los profesionales sanitrios se quejan de la falta de material.