¿Cómo puede afectar el coronavirus a tu declaración de la renta?

Con las oficinas cerradas por el Estado de Alarma, muchos ciudadanos se preguntan qué pasará con este trámite, cuya campaña arranca el 1 de abril

por Elena S. Bartolomé /


El coronavirus ha obligado al Gobierno a tomar una serie de medidas en diferentes niveles. Uno de ellos es el económico y aunque dentro de estas decisiones encontramos algunas fiscales, lo cierto es que ninguna hace referencia a la declaración de la renta. Teniendo en cuenta que el calendario de este trámite arranca el próximo 1 de abril, son muchos los que se están preguntando qué ocurrirá con el IRPF.

RentaCoronavirus1

En principio, los plazos siguen intactos (Gtresonline).

Hacienda tiene planeado seguir adelante con su hoja de ruta y mantiene los tiempos que ya fueron fijados para el inicio y el fin de la campaña de la renta 2019. De esta manera, a partir del mes que viene, podremos solicitar y confirmar el borrador a través de la web o presentar los documentos por teléfono con el programa ‘Te llamamos’. Con las fechas sobre la mesa, lo único que podría cambiar es el plazo para pedir cita previa.

  • 1 abril: se abre el plazo para presentar el IRPF por internet y teléfono.
  • 9 abril: ya se puede pedir cita previa, pero es posible que se retrase a una fecha más cercana al 13 de mayo.
  • 13 mayo: empieza la presentación en las oficinas.
  • 25 junio: acaba el período para presentar la declaración con domiciliación bancaria y resultado a ingresar.
  • 30 junio: finaliza el plazo para presentar la declaración.

RentaCoronavirus2

De momento, se podrá ir en persona a las oficinas (Gtresonline).

¿Habrá trámites presenciales?

Esta es una de las grandes dudas tanto para los contribuyentes como para la Agencia Tributaria. Actualmente las oficinas están cerradas y así seguirán hasta que finalice el Estado de Alarma. Sin embargo, el objetivo es mantener la presentación in situ de la renta para que los usuarios puedan acudir a los diferentes puntos físicos a partir del 13 de mayo. Si el Gobierno decide prolongar la situación actual, lo lógico es que se cancele esta vía y se busquen soluciones y fórmulas alternativas.

Las ayudas del coronavirus

Las ayudas para hacer frente al Covid-19 estarán exentas de tributar en el IRPF, pero será algo que tendremos que tener en cuenta en 2020. La razón es simple: la declaración que hagamos ahora será la de 2019 y, por lo tanto, no tendrán efecto sobre ella porque vamos a liquidar los impuestos del año pasado.

Llegado ese momento y si hemos tenido que recurrir a ellas, tendremos que repasar con atención el BOE para ver cómo afectan a nuestra próxima renta. A esto habrá que añadir que, para Hacienda, el paro es un segundo pagador. Si has sufrido un ERTE, un ERE o has perdido tu empleo y has empezado a cobrar la prestación, será como si hubieses trabajado para dos empresas y podrá afectar a tu obligación de presentar la declaración.