Madrid cierra la funeraria municipal a casos de coronavirus por la falta de material

Debido a esta medida, el Palacio de Hielo de Madrid ha cedido sus instalaciones para que se conserven los cadáveres

por Tu otro diario /


El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha anunciado  el cierre, a partir de mañana martes día 24 de marzo, de la Empresa Municipal de Servicios Funerarios en los casos de los fallecidos por coronavirus debido a la falta e material. Así se lo ha comunicado en una carta enviada al ministro de Sanidad, Salvador Illa, y al delegado del Gobierno, José Manuel Franco. La falta de medios de protección "hará imposible" el trabajo habitual de las funerarias ha señalado el alcalde madrileño. 

funeraria coronavirus

Funerarias de Madrid no darán el servicio a fallecidos por Covid-19 hasta no tener el material de protección necesario (EuropaPress)  

"Solicito, de manera urgente, que procedan a suministrar el material necesario a este Ayuntamiento", ha señalado  José Luis Martínez-Almeida en el escrito enviado al ministro de Sanidad y al delegado del gobierno en el que ha puntualizado que se estaban realizando de media 150 servicios diarios. 

"Arbitraremos soluciones, pero solicito la entrega de material, que son equipos de protección individual para los trabajadores", ha manifestado en declaraciones a la prensa desde Ifema. Recuerda también que han sido ya varias las peticiones que ha formulado al Gobierno central, el 11 y el 18 de marzo, para que envíen a la capital el material necesario con el que la funeraria pueda realizar su trabajo.

funerarias coronavirus

La recogida de estos cuerpos tendrán que realizarla otras funerarias que sí tengan el material adecuado (EuropaPress) 

La funeraria no cerrará el resto de su actividad, para otro tipo de servicios, será como hasta ahora. También podrá seguir haciendo cremaciones o inhumaciones a víctimas por coronavirus si son remitidas por otras empresas de servicios funerarios en féretro cerrado (como así ha hecho también estos días).

Debido a esta medida, el Palacio de Hielo de Madrid ha cedido sus instalaciones para que se conserven los cadáveres, de forma, que puedan ser inhumados o incinerados cuando llegue el material de protección adecuada.