Monumentos desiertos, aguas cristalinas en Venecia y otras curiosidades producidas por el confinamiento

Son algunos de los efectos colaterales de la pandemia que está poniendo en jaque al mundo

por Ana López /


El coronavirus está dejando imágenes impactantes, desde la rápida construcción de hospitales a contrareloj para paliar la crisis sanitaria asi como el gran despliegue de las fuerzas de seguridad de la Estado, pero también otras de carácter positivo como unas aguas más cristalinas y con peces en los canales de Venecia, monumentos que por lo general siempre están abarrotados de turistas y que ahora se han convertido en auténticos parajes desérticos o ciudades que han visto bajar sus niveles de contaminación por el confinamiento.

veneciacorona-getty (1)

Las aguas de los canales de venecia, limpias y con peces (Getty Images).

La drástica reducción de turistas y de actividad en una de las ciudades más visitadas del mundo, Venecia, deja unas imágenes insólitas que hacía años y años que no se veían en la ciudad. La calidad del agua ha mejorado con diferencia, ya que como se pueden ver en las instantáneas, los canales se presentan cristalinos vislumbrándose el fondo con peces y algas marinas, e incluso se han visto algunos patos nadando sobre el agua. El tráfico de las góndolas se ha parado tras las implantación de medidas 'draconianas' con motivo de la la lucha contra el COVID-19.

veneciacanales2-getty

El agua transparente permite admirar el fondo (Getty Images).

Las redes sociales se están convirtiendo en un espacio para compartir imágenes y vídeos de estos días de confinamiento, una de las que más repercusión ha tenido es la protagonizada por unos adorables pingüinos en un acuario de Chicago. El establecimiento estaba cerrado debido a la pandemia y han aprovechado para dejar libres, como si fueran auténticos turistas, por el reciento a varios animales de esta especies.

 

En las imágenes se les puede ver paseando con mucha curiosidad admirando los acuarios llenos de peces y otros animales que conviven en este lugar. Sin duda, un vídeo que ha sacado una sonrisa a más de uno. 

La icónica calle de Gran Vía, la Torre Eiffel, la Estatua de la Libertad o el Coliseo de Roma son algunos de los monumentos y lugares emblemáticos indispensables para los turistas y que durante las últimas semanas se han convertido en parajes desiertos.

torreparis-getty

La Torre de Eiffel, desierta (Getty Images).

La crisis por el COVID-19 y las medidas anunciadas por las autoridades sanitarias de Estados Unidos, que abogan por el distanciamiento social y no recomiendan aglomeraciones de más de 10 personas, han obligado al cierre de dos de los principales iconos de la ciudad de Nueva York: la Estatua de la Libertad y el mirador del Empire State. 

coliseoroma-getty

El Colieo de Roma (Getty Images).

Los satélites de observación de la agencia espacial de EEUU, la NASA, y la Agencia Espacial Europea (ESA) han detectado disminuciones significativas en la polución del dióxido de nitrógeno en China, al menos en parte, debido a la desaceleración económica provocada por la epidemia de coronavirus. Según los mapas divulgados por la agencia norteamericana en su página web, las concentraciones de dióxido de nitrógeno, un gas nocivo emitido por vehículos automotores, plantas de energía e instalaciones industriales, han descendido de forma notoria.

chinacontaminacion

Imágenes de satélites de la Nasa que muestra la bajada de la contaminación (NASA).

La calidad del aire es un problema grave en la sociedad china. Son conocidos sus densos paisajes de polución, en particular en las zonas industriales, que provocan graves enfermedades respiratorias a la población. "Esta es la primera vez que veo una caída tan dramática en un área tan amplia para un evento específico", ha declarado la investigadora de la calidad del aire en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, Fei Liu.