home/NOTICIAS

'Mujeres en la Historia: Doña María Josefa Alonso Pimentel, noble, culta, patriota y mecenas

Fue una de las luces de aquellas dos últimas décadas del siglo XVIII y primeros años del siglo XIX

3 Minutos de lectura

20 de Marzo 2020 / 08:09 CET

'Los Duques de Osuna y sus hijos'

'Los Duques de Osuna y sus hijos'

© Franciso de Goya, 1787-1788. Museo del Prado

Me voy a ahorrar muchos de los múltiples títulos que atesoró en vida doña María Josefa Alonso Pimentel y Téllez-Girón (Madrid, 1752-1834), más que nada por no resultar cansino, ya que abrumarían al respetable. Sólo les diré que fue condesa-duquesa de Benavente, princesa de Anglona y también duquesa de Osuna por su matrimonoio con don Pedro Alcántara Téllez-Girón. Rica heredera de múltiples propiedades, tierras y títulos, poderosa, culta e influyente, nuestra protagonista no podía dejar de tener su espacio en la interesante exposición que el Archivo Histórico de la Nobleza organizó recientemente en el antiguo hospital Tavera de Toledo bajo el epígrafe "Mujer, nobleza y poder".

Su extensa y rica biografía dan no para un libro sino para varios, así que me centraré en dos aspectos destacados por la muestra citada que visité hace unas semanas, antes de que el maldito coronavirus se instalara en nuestras vidas y las condicionara hasta el extremo de apenas poder salir de casa. En fin, cuídense y ánimo a todos, saldremos adelante, espero que más fuertes y, sobre todo, más humanos...

Doña María Josefa Pimentel fue una de las luces de aquellas dos últimas décadas del siglo XVIII y primeros años del siglo XIX, pues tan alta dama poseía una vasta cultura y educación, dominaba varios idiomas, poseía una extensísima biblioteca y las tertulias y encuentros que organizada eran frecuentados por los más altos políticos, nobles, literatos, diplómaticos y artistas de su tiempo.

Eran años de reformas, apertura de mentalidades y de empaparse de nuevos conocimientos y materias. Ella siempre estuvo ahí, con las puertas de su palacio de El Capricho en la Alameda de Osuna abiertas a las innovadoras ideas, libros e influencias, acogiendo debates, charlas y veladas festivas, siendo uno de los puntos neurálgicos de la difusión y promocion de aquellos nuevos tiempos entre los círculos privilegiados de entonces.

En 1787 Carlos III creó la institución de la Junta de Damas de Honor y Méritos, fomentando así la participación de las mujeres en ciertas actividades y como consejeras sobre diversos asuntos. María Josefa fue su primera presidenta y, junto a otras mujeres nobles de su tiempo, fomentó acciones de protección y educación de las niñas, formándolas en los saberes elementales y alentando también su participación en diferentes talleres a través de varias escuelas gratuitas. Un precedente claro de la formación profesional que combinaba las aulas y el aprendizaje de oficios. También la Junta de Damas tuvo acciones notables para mejorar la vida de mujeres en hospicios y cárceles de Madrid.

Título Socia
VER GALERÍA
Título de adimisión como 'socia de honor y mérito' de la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País.©Daniel Arveras

Un documento que se muestra en la exposición de Toledo es el título de admisión como "socia de honor y mérito" de la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País en 1804, justo reconocimiento a toda su labor y conocimientos. Ella, -junto a María Isidra Quintana de Guzmán, académica de la Lengua y doctora por la universidad de Alcalá de Henares- fue la primera mujer en entrar a formar parte de esta importante institución que promovía la difusión de ideas y avances científicos.

Todo este ambiente propicio a la modernidad de la sociedad española, al menos en sus capas más elevadas, se vio súbitamente frenada tras la invasión francesa de las tropas napoleónicas en 1808, lo que también afectó a nuestra protagonista, pues tuvo que refugiarse primero en Sevilla y luego en Cádiz, donde viviría cinco años junto a su familia.

Esta etapa andaluza me da pie a contarles brevemente el sentir patriótico de la condesa-duquesa de Benavente y cómo lo ejerció, entre otras cosas, apoyando a las tropas españolas y guerrillas que luchaban contra el invasor.

Donativo patriótico
VER GALERÍA
Donativo patriótico, documento de la exposición 'Mujer, nobleza y poder'©Daniel Arveras

Aunque en su vida cortesana influyeron notablemente las modas, saberes y tendencias francesas, María Josefa -al contrario que otros afrancesados ilustres- tuvo claro siempre en qué bando estaba su corazón y su alma, como muestra el documento que acompaña estas líneas. Se trata de un "recibí" firmado en 1811 nada menos que por Juan Martín Díez "el Empecinado", uno de nuestros guerrilleros más célebres de aquellos años. La condesa-duquesa de Benavente le donaba "seiscientos quarenta reales de vellón con el objeto de atender al armamento y vestuario de la tropa del citado coronel".

Una última y fugaz referencia debo hacer a su importantísima labor de mecenazgo a diferentes artistas de variadas disciplinas. Uno de los más famosos es el que ejerció sobre Francisco de Goya y Lucientes, a quien apoyó y encargó múltiples obras para decorar en la década de 1780 su palacio de El Capricho. Por supuesto, el genial pintor aragonés retrataría a su propia familia en el cuadro "Los Duques de Osuna y sus hijos" y también a la condesa-duquesa de Benavante.

Doña María Josefa Pimentel, la condesa-duquesa de Benavente, duquesa de Osuna, princesa de Anglona y decenas de títulos más... Una gran dama, sin duda.

Daniel Arveras es periodista y escritor. Su último libro es "Conquistadores olvidados. Personajes y hechos de la epopeya de las Indias".