La crisis del coronavirus dispara los ERTE en las empresas: ¿Qué son y qué implican?

Esta medida de regulación en el empleo afectará a más de 100.000 personas

por Tu otro diario /


Estos días han proliferado ciertas palabras que no eran demasiado habituales en nuestro vocabulario, coronavirus, pandemia, confinamiento… y una que parece que ya ha empezado a usarse, en forma de siglas, y que parece que, desgraciadamente, se continuará usando a lo largo de estos días es ERTE. ¿Pero qué es esto? Su significado completo es Expediente de Regulación Temporal de Empleo y consiste, en que la empresa, después de haber negociado con sus trabajadores, suspende los contratos de todos o parte de la plantilla o incluso, en el mejor de los casos, reduce su jornada laboral, durante un periodo limitado. Durante el tiempo acordado los trabajadores se van al paro y cobran la prestación que les corresponde (si han cotizado más de 360 días). Una ver terminado este periodo,durante el cual el empresario tendrá que mantener dado de alta al trabajador y seguir pagando el 100% de la seguridad social, los trabajadores vuelven a sus puestos de trabajo. 

ERTE coronavirus

Debido a la crisis del coronavirus muchas empresas se verán obligadas a recurrir a los ERTES (Gtres) 

A este Expediente de Regulación Temporal de Empleo se suele recurrir en situaciones de fuerza mayor o de alarma con el fin de salvaguardar la actividad futura de las empresas, que en este caso en concreto, se han visto afectadas por la crisis del coronavirus, que les ha llevado a cerrar o a recurrir  drásticamente sus plantillas, traduciéndose esto en enormes pérdidas económicas. 

El ERTE está contemplado en el Artículo 47 de la Ley del Estatuto de los Trabajadores y cuenta como gran ventaja que el trabajador, en principio, no pierde su puesto de trabajo, sino que tan solo ve suspendido temporalmente su contrato. Por ello, durante este periodo cobrará la prestación de desempleo que le corresponde, igual que si hubiera sido despedido definitivamente, es decir, percibe el 70% de la base reguladora (un indicador utilizado para calcular prestaciones que es ligeramente inferior al salario). Eso será durante los seis primeros meses y después tan solo percibirá el 50%.  En el caso de perder su trabajo, los días consumidos por el ERTE se descuentan del periodo con derecho a cobro, y por último, es habitual que las empresas negocien un complemento salarial, aunque no suele cubrir el 100% de los ingresos. 

Lo más controvertido de los ERTE es que los trabajadores consumen su prestación por desempleo, un hecho que los  sindicatos y empresarios esperan poder paliar haciendo que las regulaciones de empleo vinculadas con el coronavirus no descuenten meses de paro a los trabajadores. 

Cierre de tiendas

Al ERTE suele recurrirse en situaciones de fuerza mayor o de alarma con el fin de salvaguardar las empresas (Gtres) 

¿Qué diferencias existen entre un ERTE y un ERE? 

Mientras que un ERTE, como hemos señalado anteriormente es temporal y no conlleva habitualmente la pérdida del empleo un ERE (Expediente de Regulación de Empleo) se trata de un despido colectivo de los trabajadores siempre que las empresas demuestran problemas de manera económica, organizativa o de producción cuando en un periodo de 90 días el despido afecta al menos a diez trabajadores, el 10% de los trabajadores siempre que la empresa cuenta entre 100 y 300 empleados o 30 trabajadores si el número de empleados supera los 300. El ERTE, por su parte, no tiene en cuenta en número de trabajadores. 

ERTE coronavirus

El ERTE está contemplado en el Artículo 47 de la Ley del Estatuto de los Trabajadores (Gtres)

¿Cuántas personas está previsto que se vean afectadas por un ERTE debido a la crisis del coronavirus?

Aún no se sabe con seguridad cuántas empresas recurrirán al ERTE tras ver afectadas sus economía debido a este pandemia, pero se calcula que al menos a 130.000 personas. Seat, Burger King, Alsea, CAF, Pikolín, Iberostar, Volkswagen, Cortefiel, Ikea, Air Europa, Ryanair…entre otras empresas han comunicando estos días se verán obligados a realizar expedientes de regulación de empleos temporales para hacer frente al impacto del coronavirus en su actividad.