Trucos y consejos para trabajar desde casa sin poner en riesgo tu información personal y laboral

Enlaces, contraseñas, VPNs... reduce los riesgos más habituales

2 Minutos de lectura

16 de Marzo 2020 / 12:49 CET ISMAEL MARINERO

Teletrabajo

El teletrabajo no está exento de riesgos y hay que proceder siguiendo una serie de medidas de seguridad (Freepik)

© Freepik

El rápido avance del COVID-19 en nuestro país y las medidas del Gobierno para frenar su propagación han obligado a la mayoría de empresas a implementar el teletrabajo. Por eso, más que nunca, es importante proteger en la medida de lo posible la información personal y laboral que se aloja en nuestro ordenador o que es enviada por medios telemáticos a la nube o a nuestro centro de trabajo. Empresas de ciberseguridad como Proofpoint o Entelgy Innotec Security ofrecen estos días una serie de consejos de seguridad cibernética para reducir los riesgos más habituales mientras trabajas de forma remota.

Cuidado con los enlaces

Los ataques de phishing se suelen realizar por email, suplantando la identidad de personas o entidades de confianza para robar datos personales, contraseñas y detalles de tarjetas de crédito. Una de las mejores maneras de evitarlo es no hacer clic en los enlaces de los correos electrónicos ni acceder a contenidos multimedia adjuntos. En su lugar, escribe la dirección web que el remitente te invita a pinchar directamente en tu navegador. Si el remitente es sospechoso, se recomienda eliminar directamente el correo sin interactuar con su contenido.

Utiliza contraseñas seguras

Se recomienda no utilizar la misma contraseña dos veces. Hay que intentar que sea difícil de averiguar o romper, y para ello debemos recurrir a combinaciones poco probables de letras, números, mayúsculas, minúsculas y símbolos de entre ocho y diez caracteres como mínimo. Otra posibilidad es utilizar un programa de administración de contraseñas. Este software de seguridad te permitirá manejar automáticamente una amplia variedad de contraseñas, simplemente introduciendo una contraseña "maestra". A partir de eso, el programa se encargará de generar y recordar una gran variedad de contraseñas distintas, complejas y seguras para cada uno de los inicios de sesión solicitados.

Confirmación telefónica

La mejor manera de evitar las estafas por email consiste en verificar verbalmente que todas las solicitudes de pago y de datos sensibles son reales y están autorizadas por el cargo correspondiente de nuestra empresa.

Utiliza una conexión VPN segura

Las VPNs (Red Privada Virtual) aportan privacidad y anonimato online, creando una red privada desde una conexión pública de Internet. Las VPNs enmascaran tu dirección de protocolo de Internet (IP) para que tus acciones en línea no se puedan rastrear. Lo más importante en el caso que nos ocupa es que los servicios VPN establecen conexiones seguras y encriptadas para proporcionar una mayor privacidad. En este caso, no nos sirve ninguna de las que se ofrecen de manera gratuita en Internet o en las tiendas de apps: la única opción recomendable es usar la que te facilite tu empresa, imprescindible para asegurar tu acceso a sus sistemas. Una vez finalizado el trasvase de información o la jornada laboral, se recomienda desconectar la VPN.

Refuerza tu red WiFi

Las redes WiFi domésticas pueden ser un auténtico coladero para terceros con aviesas intenciones. Para proteger la tuya, una de las opciones más efectivas es cambiar la contraseña predeterminada de tu router y activar la encriptación WPA2 o WPA3. Para ello, primero deberás acceder al router, poniendo en cualquier navegador web su dirección IP, que suele ser 192.168.1.1, 192.168.0.1 o 192.168.l.l (es imprescindible poner http://antes de los números). Se te pedirá acceso y contraseña, que suelen ser las que vienen por defecto (admin o 1234 son los más habituales), aunque si tienes problemas lo mejor es llamar a tu operadora de telefonía y pedir las claves. Una vez dentro, los tipos de encriptación suelen encontrarse en la pestaña o apartado de Seguridad.

Mantén actualizados y protegidos todos tus equipos

Es fundamental instalar las actualizaciones del sistema operativo y de los distintos programas o aplicaciones de nuestros dispositivos. Los parches de seguridad nos protegen ante cualquier nueva amenaza y eliminan posibles fallos o brechas de seguridad. También es imprescindible disponer de un antivirus (mejor evitar los gratuitos) en todos los equipos de trabajo y realizar copias de seguridad de forma periódica, para que la información no se pierda en ningún caso.