El amor en tiempos de Twitter o cómo desahogarse en esta red social puede acabar en una cita

Un joven propuso a una compañera quedar a través de Whatsapp, pero no obtuvo la mejor respuesta. Se desahogó en las redes sociales y éstas hicieron su magia

por Elena S. Bartolomé /


El avance de las tecnologías y la llegada de las redes sociales han cambiado la forma de relacionarnos y de conocer a gente nueva. Ahora es más común ver por la calle a gente mandando audios que charlando por teléfono y mucha gente se vale de diferentes plataformas para conocer a gente nueva. Incluso los hay que han encontrado pareja a través de estas aplicaciones. En este contexto nos encontramos con la divertida historia de una cita en la que Twitter tiene parte del protagonismo.

CitaTwitter1

Aunque no empezó de la mejor manera, hubo final feliz (Pixabay).

Todo empezó cuando Adrián decidió mandar un Whastapp a Laia, una compañera de clase. Valiéndose de este sistema, el joven le propuso quedar a tomar algo o a dar un paseo no sin antes confesarle que le había costado decidirse y que le gustaba. Sin embargo, la respuesta no fue la esperada: ella no tenía su número guardado y no sabía quién era. 

Con un tweet en el que se acuerda de todos aquellos que le aconsejaron arriesgarse y mandar el mensaje, Adrián comienza un hilo en el que va contando a la red social la conversación que estaba manteniendo con Laia. Él no para de darle datos (dónde se sienta, el día que estuvieron hablando de los deberes de una asignatura), pero ella sigue sin reconocerle. Una forma de desahogo que obtuvo la respuesta de las redes en forma de apoyo. Eso sí, no iba a ser la única reacción.

 

Un día después del intento, Laia hizo acto de presencia vía Whastapp porque a ella también le habían llegado los tweets. El protagonista de esta historia se disculpó, le ofreció borrar los mensajes que había publicado en esta red social y, por supuesto, puso al día a los seguidores de su historia. Sin embargo, esta forma de expresión había funcionado porque su compañera reconoce que le había hecho gracia y que aceptaba ir a dar una vuelta con él “el martes después del examen de administración”.

RELACIONADO: El solidario mensaje de una joven que da una lección en medio de la crisis del coronavirus

No sabemos cómo habrá continuado la historia porque Adrián no ha hecho más actualizaciones, pero, sin duda alguna, este es un buen ejemplo de lo que muchos ven como el amor en tiempos de las redes sociales.