home/NOTICIAS

'Infantas españolas': Amalia de Borbón, una española en la corte Bávara

Era la hija menor del Infante Francisco de Paula y Luisa Carlota de Nápoles

2 Minutos de lectura

11 de Marzo 2020 / 12:20 CET CRISTINA BARREIRO / UNIVERSIDAD SAN PABLO CEU

amaliaborbon1-wiki

La Infanta Amalia de Borbón se convirtió en Princesa de Baviera

© Wikimedia Commons

Nació Infanta española, aunque por matrimonio se convirtió en Princesa de Baviera. La hija menor de Francisco de Paula y de Luisa Carlota de Nápoles, tuvo una vida marcada por los avatares propios de una Europa en plena revolución. “Chiquita y gorda” –en palabras de su nuera la Infanta Paz de Borbón- alojó en su residencia a su cuñada exiliada, Isabel II y también a su sobrino, el todavía Príncipe Alfonso. La Infanta Amalia se rodeó de los círculos culturales que en la Baviera del melancólico Luis II, habían convertido Munich en el feudo de Richard Wagner y sus increíbles castillos, en un reino de cuento.

Amalia de Borbón nació en el Palacio Real de Madrid en 1834. Era la hija menor del Infante Francisco de Paula (el niño del cuadro de Goya, la “Familia de Carlos IV”) y Luisa Carlota de Nápoles, aquella que pocos meses atrás había propinado al absolutista Calomar de la más sonada bofetada de la historia; la que haría célebre el dicho "manos blancas señora, no ofenden". Por aquellos días, acababa de comenzar una Guerra Civil que dividía a los españoles entre carlistas e isabelinos. Los Borbón-Nápoles se alinearon en el bando liberal: Luisa Carlota era hermana de María Cristina, Regente y viuda de Fernando VII. Su influencia en la Corte fue en aumento y las dos primas, Isabel y Amalia-que apenas se llevaban dos años- crecieron en ese entorno de camarillas en las que las disputas palaciegas entre moderados y progresistas, hicieron de la política un nido para la conspiración.

Pero las críticas de Luisa Carlota a los amoríos de su hermana con el apuesto Fernando Muñoz, alejaron a la regia pareja de los círculos palatinos hasta el punto de terminar en el exilio. Luis Felipe de Orleáns, rey "burgués" de la vecina Francia, acogió con entusiasmo a esta copiosa familia en la que comenzaba a destacar la aflautada voz del Infante don Francisco de Asís, Duque de Cádiz, y futuro esposo de la apasionada Isabel II. Otro de los hermanos, el Infante Don Enrique (liberal y masón) fallecerá años después tras batirse en duelo contra el conspicuo Duque de Montpensier, hijo de aquel que les había dado asilo.

amaliaborbon2-wiki
Amalia de Borbón volvió a España una vez terminada la Guerra Carlista©Wikimedia Commons

Terminada la Guerra Carlista y nombrado Regente Espartero, Amalia de Borbón volvía a España. Comenzaba un tiempo de espadones: los Narváez, O´Donnell, Concha y Serrano, llamados a protagonizar estos días de honra, honor y romanticismo. En 1856, apenas unas semanas después del estallido de la Vicalvarada que terminaba con el dominio de los moderados en el Gobierno, se celebraba el enlace de la Infanta Amalia con Adalberto de Baviera. Todo se había acordado por correspondencia, pero parecía ventajosa para España esta unión con el hermano del entonces Rey, Maximiliano II. Baviera era el segundo reino alemán más poderoso después de Prusia. Y además católico. El diario La Iberia fue profuso en el tratamiento que dio al ceremonial, compartiendo página con las noticias que llegaban de la Guerra de Crimea.

El matrimonio se trasladó a Munich y fijó su residencia en el magnífico palacio de Nymphenburg. Aquí, en pleno corazón de Baviera, se rodearon de los círculos culturales que habían convertido a Wagner en el protegido del excéntrico Luis II. Bismark mientras tanto, con la política de “a sangre y a fuego” comenzaba a hacer realidad su sueño de la unificación alemana.Tras la Gloriosa y la derrota francesa en Sedán, la Familia Real española pasó largas temporadas en la residencia de la Infanta Amalia. Recibió varias visitas de su sobrino, el Príncipe Alfonso, antes de integrarse en las clases en el Theresianum de Viena. Contará años después, que fue en casa de su tía Amalia, donde aprendió alemán.

La Infanta Amalia tuvo una vida familiar feliz y vio con especial alegría el enlace de su hijo, Luis Fernando, con la Infanta española, Paz de Borbón. Falleció en su residencia en 1905, tras un paro cardiaco.

Últimas noticias