Jordi Turull llega a trabajar a Terrassa (Barcelona) entre aplausos y abrazos

El dirigente de JxCat, condenado a 12 años de prisión por sedición y malversación, ha podido acudir a trabajar acogiéndose al artículo 100.2 del régimen penitenciario

1 Minuto de lectura

10 de Marzo 2020 / 09:06 CET EUROPA PRESS

prisión

Jordi Turull sale de prisión entre abrazos y aplausos

© EuropaPress

El exconseller de Presidencia de la Generalitat Jordi Turull ha llegado este martes sobre las 9.20 horas al despacho de abogados Badia de Terrassa (Barcelona) entre aplausos y abrazos de la gente. El político de JxCat ha sido recibido en el exterior de su nuevo puesto de trabajo por un pasillo formado por un centenar de personas en la plaza Vella al grito de 'Libertad', algunas de ellas de su municipio, Parets del Vallès (Barcelona), y ha abrazado a muchas de ellas. A su llegada, también lo esperaban compañeros de partido como Eduard Pujol, Albert Batet, y la portavoz de JxCat en el Ayuntamiento de Terrassa y pareja de Josep Rull, Meritxell Lluís.

Turull ha salido sobre las 8.10 de la cárcel de Lledoners, en Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona) acompañado de su mujer, Blanca Bragulat, y de una de sus hijas. El dirigente de JxCat, que se encuentra preso y condenado a 12 años de prisión por sedición y malversación, ha podido acudir a trabajar acogiéndose al artículo 100.2 del régimen penitenciario.

Turull, que es licenciado en derecho por la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), trabajará de abogado especialista en derecho público en el despacho Badia de Terrassa, siendo el segundo líder del procés encarcelado que trabaja en este municipio cercano a la prisión, después de Josep Rull.

"NO ES NI MUCHO MENOS LIBERTAD"

Turull podrá estar fuera del centro durante 12 horas al día, cinco días a la semana, y es el último preso del 1-O en salir de la prisión en aplicación del artículo que permite flexibilizar el régimen de prisión pese a estar clasificado en segundo grado. Poco después de salir de la prisión ha publicado en su Twitter que salir a trabajar por primera vez después de tantos días en prisión "no es ni mucho menos la libertad".

"Salgo cargado de infinita gratitud a tantas personas por tanto y con las convicciones y el compromiso político intactos", ha añadido en la red social.