home/NOTICIAS

Un golazo por la igualdad: la histórica victoria de las futbolistas españolas

Keka Vega nos habla de su lucha para lograr el reconocimiento de las jugadoras

2 Minutos de lectura

08 de Marzo 2020 / 08:09 CET DIANA GARCÍA, TU OTRO DIARIO

Keka Vega

Keka Vega ha jugado en equipos como el Rayo Vallecano o el Bristol hasta el pasado verano.

© Tu otro diario

El pasado 18 de febrero fue un día especial para Keka Vega. Un día completamente "feliz": tras más de un año de lucha, decenas de reuniones y hasta una huelga que paralizó el campo de juego, las futbolistas firmaban su convenio colectivo. Keka, exjugadora profesional en equipos como el Rayo Vallecano o el Bristol, en Inglaterra, y delegada en la Asociación de Futbolistas Españoles, recuerda el momento con enorme emoción. Y es que, lejos del brillo y el dinero que a menudo envuelven a sus compañeros masculinos, para ellas este partido es a menudo muy, muy difícil.

"Poner un salario mínimo era clave", subraya Keka, que ha estado presente en toda la negociación. "Yo he vivido del fútbol femenino", cuenta, pero muchas de sus compañeras tienen a menudo que completar sus ingresos "trabajando por la mañana en otra cosa". Por ello cree que este convenio, el primero en Europa y uno de los primeros del mundo de estas características, supone la primera piedra "para que el fútbol femenino en España sea verdaderamente profesional".

En su caso, la diferencia no supone una brecha, sino un abismo: mientras los hombres firman contratos millonarios, con cifras casi imposibles de concebir para el común de los mortales, el salario mínimo de las chicas se ha quedado en el acuerdo en 16.000 euros anuales. Keka considera que es una cifra que "poco a poco tiene que ir subiendo". Máxime cuando el "el fútbol femenino vende". Y recuerda en este sentido las cerca de 70.000 personas que en la temporada pasada llenaron el Wanda Metropolitano para ver el encuentro del Barcelona y el Atlético de Madrid de fútbol femenino.

Wanda Metropolitano
VER GALERÍA
Cerca de 70.000 personas vieron en el Wanda Metropolitano la temporada pasada el partido entre el Atlético de Madrid y el Barcelona (Atlético de Madrid).©Atlético de Madrid

Pero, con todo, el dinero no era ni mucho menos lo más importante. También están los derechos: ahora están cubiertas en caso de enfermedad, al cien por cien. También cuentan con indemnizaciones en caso de lesiones.

Otro punto espinoso en la carrera laboral de todas las mujeres y que en su caso se agudizaba es la maternidad: "No te voy a decir que fuera tabú... pero era un tema que ni siquiera se planteaba. Había miedo. Al final, si no puedes competir, siempre pueden fichar a otra". Ahora el convenio contempla que una jugadora embarazada durante su última temporada de contrato pueda renovar un año en las mimas condiciones.

Keka Vega
VER GALERÍA
Keka Vega durante su última temporada en Inglaterra.©Tu otro diario

Se trata de grandes conquistas para un colectivo que, esperan, puedan servir para avanzar y ponernos al nivel de otras ligas femeninas, como la de Inglaterra. "Es más profesional que en España. La futbolista está mejor valorada. Allí es donde me sentí futbolista al 100%", cuenta. A pesar de que Keka tuvo todo el apoyo familiar (su padre era también futbolista) y de que ha logrado hacer carrera en el deporte, en su caso "tampoco ha sido fácil". Desde pelear porque les dejaban los peores horarios para entrenar a reivindicar ahora sus derechos. "Romper barreras constantemente". Eso sí, el partido lo va ganando.

tags:

Últimas noticias