Un tiroteo de más de seis horas en un evento en Kabul deja 34 muertos y 58 heridos

El evento contaba con la presencia del jefe del Ejecutivo afgano, Abdullah Abdullah, y otras importantes autoridades, que resultaron ilesas

por EFE /


 Al menos 34 personas murieron, incluidos dos atacantes, y otras 58 resultaron heridas en un tiroteo registrado durante seis horas este viernes durante un evento en Kabul (Afganistán) que contaba con la presencia del jefe del Ejecutivo afgano, Abdullah Abdullah, y otras importantes autoridades, que resultaron ilesas. "El ataque ha finalizado", aseguró a Efe el portavoz del Ministerio de Interior, Nasrat Rahimi, quien anotó que tras seis horas de combates "las fuerzas especiales mataron a dos de los terroristas y el área se halla ahora despejada". El tiroteo, del que por el momento se desconoce la autoría, comenzó hacia las 11.20 hora local (06.50 GMT) durante un evento al aire libre con motivo del aniversario de la muerte del líder de la comunidad chií hazara Abdul Ali Mazari. Los atacantes dispararon desde un edificio cercano en construcción.

atentadoafganistan-getty

El tiroteo comenzó hacia las 11.20 hora local (06.50 GMT) durante un evento al aire libre con motivo del aniversario de la muerte del líder de la comunidad chií hazara Abdul Ali Mazari (Getty)

Además de los dos atacantes reducidos por las fuerzas de seguridad afganas, el portavoz del Ministerio de Salud Pública, Wahidullah Mayar, aseguró en un comunicado que otras 32 personas murieron y 58 resultaron heridas, incluido un niño. "Un número de los heridos no se encuentra en buenas condiciones debido a heridas abdominales y están siendo operados", anotó Mayar, por lo que el número de fallecidos podría aumentar. Muchos afganos vieron en directo en sus televisores el comienzo del ataque, que coincidió con el discurso conciliador sobre el escenario de presidente del Alto Consejo para la Paz, Karim Khalili.

RELACIONADO: La Corte Penal Internacional investigará a EEUU por la guerra de Afganistán

"Fue un ataque malvado, empezaron a disparar directamente contra el público y el escenario", rememoró Khalili en declaraciones al canal local Tolo, horas después de que las imágenes del inicio del ataque cuando él daba el discurso se volvieran virales. La portavoz del Ministerio de Interior, Marwa Amini, había informado a Efe con anterioridad de que "todas las autoridades de alto rango fueron evacuadas a salvo del lugar".

Un portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, rechazó la autoría del atentado en la red social Twitter. "El ataque en el evento en Kabul no tiene nada que ver con los combatientes del Emirato Islámico (como se autodenominan los talibanes)", aseguró Mujahid.

EN 2019 EL ESTADO ISLÁMICO REIVINDICÓ EL ATAQUE

El año pasado, también durante un evento por el aniversario del fallecimiento de Mazari en el que estaba presente Abdullah, al menos 11 personas murieron y otras 95 resultaron heridas en un ataque con morteros, que fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI). El presidente afgano, Ashraf Ghani, condenó el atentado de hoy en un mensaje en Twitter en el que calificó lo ocurrido como "ataque contra la humanidad y ataque contra la unidad de Afganistán".

"Hablé con mis hermanos Abdullah Abdullah y Khalili. Se ha pedido a las autoridades sanitarias que ayuden a las víctimas. Las fuerzas de seguridad responderán de manera contundente a los causantes del ataque", sentenció. La embajada estadounidense en Kabul y la misión de la OTAN en Afganistán se unieron a las condolencias por el ataque a través de mensajes en Twitter, en los que llamaron a la paz y el fin del terrorismo.

heridosatentadokabul-getty

El 2019, también durante un evento por el aniversario del fallecimiento de Mazari en el que estaba presente Abdullah, al menos 11 personas murieron y otras 95 resultaron heridas en un ataque con morteros (Getty)

El incidente tiene lugar en un momento crucial para la nación afgana, tras la firma de un acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes la semana pasada en Doha que se espera abra el camino a las negociaciones de paz entre los insurgentes y el Gobierno afgano, previstas para el 10 de marzo.

En los últimos días, se han producido algunos enfrentamientos tras el final del periodo de reducción de la violencia al que los talibanes se habían comprometido como paso previo antes de la firma del acuerdo, y la liberación de 5.000 prisioneros insurgentes también se ha convertido en un punto de fricción entre Afganistán y EEUU.