La Policía desmiente una de las leyendas urbanas más célebres (y peligrosas)

Algunos métodos empleados para ahuyentar a los perros no son efectivos y, sin embargo, entrañan riesgos

1 Minuto de lectura

05 de Marzo 2020 / 09:14 CET ELENA S. BARTOLOMÉ

azufre1

Echar azufre en la acera no sirve (Twitter: Guardia Civil).

© Twitter:Guardia Civil

Hay determinadas creencias populares que se extienden de tal manera que se perpetúan en el tiempo sin que sepamos cuánto de verdad y de mentira hay en lo que se dice. La Policía Nacional ha dado un paso al frente y ha desmentido una de ellas en las redes sociales: echar azufre en las aceras no es efectivo para evitar que los perros hagan sus necesidades ahí. Una iniciativa que ha obtenido una gran respuesta de los ciudadanos hasta convertirla en viral.

El citado cuerpo de seguridad del Estado ha utilizado su perfil de Facebook para explicar por qué este producto no funciona como creíamos y para advertir a la población de que es tóxico, tanto para los animales como para las personas. Tanto es así que, además, ha aprovechado para hacer un llamamiento: si cualquier ciudadano lo detecta, debe avisar a las autoridades municipales para que lo retiren.

Labor de concienciación

Teniendo en cuenta que se trata de una de las leyendas urbanas más populares, la respuesta de la red no se ha hecho esperar. En un par de días, la publicación de la Policía Nacional ha sido comentada más de 1.800 veces y la han compartido en 14.000 ocasiones; además colecciona hasta 6.8000 ‘Me gusta’.

 

Es falso. El #azufre en las aceras NO evita que los perros orinen. Además es #TÓXICO para personas👧 y animales🐶 Si lo...

Publicado por Policía Nacional en Lunes, 2 de marzo de 2020

Lo cierto es que usar azufre para que los perros y otros animales domésticos no orinen en la acera no tiene ningún tipo de sustento científico. En más de una ocasión, las autoridades han advertido de la peligrosidad de este componente para mascotas, adultos y niños. No en vano puede provocar úlceras en la piel, conjuntivitis, asma o inflamación de la mucosa nasal, entre otros. Además, es muy inflamable y por esta razón puede resultar explosivo si está en contacto con materiales oxidables.