home/NOTICIAS

Aprende a reducir la factura de tu teléfono con estos sencillos consejos

¿El precio ha vuelto a subir a pesar de que te cambiaste de compañía? Si no encuentras la manera de ahorrar con tu teléfono, te echamos una mano

3 Minutos de lectura

04 de Marzo 2020 / 11:00 CET

facturatelefono1

Ahorrar en la factura del teléfono es posible

© Pixabay

Hay momentos del mes algo más complicados que otros. El día que la factura del teléfono llega a tu buzón o a tu correo electrónico es un buen ejemplo de ello: la abres y compruebas, una vez más, que la cantidad es más alta de lo que te gustaría, que la tarifa ha cambiado o que los impuestos han subido. Llega, entonces, el enfado y la determinante decisión de cambiar de compañía… pero, probablemente, esta escena se repita dentro de unos meses. Por ello, te vamos a dar unos consejos para elegir la mejor tarifa y ahorrar.

Una vez al año

Nuestra primera recomendación es que revises la factura y la tarifa que tienes con tu compañía, como mínimo, una vez al año. A veces surgen ofertas de las que no nos enteramos, así que llama. No en vano, la mejor opción de todas siempre será la que más barata te salga y si, además, te ahorras el proceso de baja, de alta… es tiempo que ganas.

Compara tarifas

Hay tantas que visitar compañía por compañía puede ser una tarea eterna. Una forma de facilitar este proceso es usar un comparador: con un simple vistazo verás las características de todas y podrás evaluar las ventajas de unas y otras para elegir la que mejor se adapta a ti y a tu bolsillo.

¿Qué necesitas y cuánto lo necesitáis?

Antes de sumergirte de lleno en el mundo de la telefonía, es básico que te hagas estas preguntas. En primer lugar, debes tener claro los servicios que (de verdad) vas a utilizar: internet (fibra o ADSL), llamadas a fijos, llamadas ilimitadas en tu móvil, número de megas, mensajes, televisión en casa, etc. Además, tienes que tener en cuenta el número de personas que van a estar incluidas en la tarifa porque, por ejemplo, hay ofertas específicas para familias o si eres un particular, un autónomo o una empresa.

facturatelefono2
VER GALERÍA
No ignores ningún detalle del contrato para, así, evitar sustos©Pixabay

Investiga la tarifa

O lo que es lo mismo: lee la letra pequeña que normalmente ignoramos. Muchas veces contratamos una tarifa atraídos por una oferta que es temporal, un detalle que pasamos por alto porque suele estar especificado en este diminuto texto que aparece al final. Pasados unos meses, llega la sorpresa: la factura ha sufrido una subida inesperada para ti, pero no para la compañía. Para evitar esto, infórmate de gastos que no suelen estar incluidos en esas atractivas cifras: cuota de línea, IVA, datos, coste del establecimiento de llamada, coste por minuto cuando acaba la oferta, etc.

Elige: contrato o prepago

Puede que creas que el concepto prepago ha pasado de moda, pero sigue existiendo y es una buena forma de controlar tu factura de teléfono. El problema es que el número de tarifas en esta modalidad es muy escaso. El caso contrario es el contrato: tienes a tu alcance multitud de precios y fórmulas para encontrar la que mejor se adapta a tus necesidades. Eso sí, el control es menor y hay que tener presente que el gasto mínimo suele estar en unos nueve euros.

¿Sabes cuántos megas necesitas en el móvil?

Este punto es uno de los más importantes para los usuarios. A la hora de elegir tarifa, el uso que le damos a nuestro smartphone va a marcar el número de megas que necesitemos. Si utilizas las aplicaciones básicas (Whatsapp y redes sociales) y otras que no requieren la reproducción de vídeo, de música o subidas y descargas de documentos, fotos… con 100MB puede que tengas de sobra, no necesitas 1GB. Ten en cuenta que si los agotas no te quedarás sin internet, simplemente será más lento.

facturatelefono3
VER GALERÍA
Las llamadas no son igual de importantes para todos los usuarios©Pixabay

¿Hablas mucho por teléfono?

Hay usuarios que apenas hablan por teléfono y por lo tanto, no necesitan tener llamadas ilimitadas o un fijo en su casa. Las compañías low cost y las más pequeñas suelen tener ofertas que no incluyen estos servicios y, por lo tanto, la factura tendrá un precio final más bajo. Sin embargo, si realizas muchas llamadas, tendrás que buscar aquellas tarifas que tengan las características que hemos mencionado antes: minutos ilimitados, llamadas gratuitas a fijos, establecimiento incluido…

Cuidado con la permanencia

Este suele ser el quebradero de cabeza más común para muchos clientes: el coste de cancelar la permanencia para cambiarte de compañía. Hablamos de cifras que pueden sumar a tu factura entre 200 y 400 euros. Una vez más, tendremos que leer con atención el contrato. En él estarán todos los detalles que afectan a la permanencia y, sobre todo, cómo no pagarla. Normalmente las razones que suelen especificarse para no abonar esta multa son cobro de llamadas no realizadas, cambios en la tarifa, alta de servicios sin consentimiento o falta de cumplimiento en los servicios pactados.