Nueva Surface Pro 7: una tablet convertible capaz de rivalizar con los mejores portátiles

La nueva tablet de Microsoft tiene todas las ventajas de una tablet y la potencia de un portátil

3 Minutos de lectura

29 de Febrero 2020 / 12:04 CET

surface-pro-7-microsoft

Así es la nueva Surface Pro 7

© Microsoft Press

Si pensamos en tabletas, lo normal es que se nos vengan a la cabeza dispositivos muy pensados para realizar tareas sencillas con aplicaciones móviles. Sin embargo, lo cierto es que ahora están en auge dispositivos más potentes, como el iPad Pro, con potencia de sobra para editar imágenes o vídeo. Una gama más premium de este tipo de dispositivos a los que Microsoft ha decidido hacer una fuerte apuesta. Una apuesta por crear dispositivos con la máxima potencia y la máxima portabilidad. Esa es la razón de ser de la gama Surface y así es el nuevo Pro 7.

La nueva tablet de Microsoft no escatima en potencia bruta. El modelo que hemos podido probar cuenta con un procesador Intel i5 de décima generación, 256 GB de memoria SSD y 16 GB de memoria RAM. Especificaciones que son un estándar en cualquier ordenador portátil de gama alta en la actualidad. Eso sí, la pantalla de 12,3 pulgadas, con resolución 2736 x 1824 a 267 ppp (puntos por pulgada) es táctil.

Y aquí es donde está el punto diferencial que difumina hasta el extremo la barrera entre tablet y ordenador portátil. Otro de los elementos que hacen que no sepamos muy bien ante qué dispositivo estamos es el sistema operativo.

Este Surface 7 Pro cuenta con una versión completa de Windows 10. Algo que sorprende por lo bien que funciona en su versión táctil (¿veremos esto algún día con Apple?) y que permite tener en un mismo lugar y sistema operativo todo lo necesario para el día a día, el entretenimiento e incluso el trabajo portátil.

La suite Office 365 sigue siendo casi insuperable en cuanto a opciones y su sincronización en la nube es perfecta para crear cualquier documento y terminarlo en otro ordenador, o en otra tablet o en el móvil.

Accesorios a medida 

Pero la realidad es que este dispositivo perdería gran parte de su atractivo, y se quedaría en una mera tablet potente más, si no fuera por sus accesorios. En particular, nos ha parecido muy útil el teclado Surface Pro Signature Type Cover.

El recorrido de las teclas es el mismo que esperaríamos encontrar en un teclado de portátil, cuenta con atajos en la parte superior, retroiluminación y también con un trackpad que, si bien funciona a la perfección al tacto, flojea un poco a la hora de apretarlo para hacer click.

El acabado Alcantara también es uno de sus puntos fuertes y es que Microsoft ha optado por un tejido muy suave y cómodo para sus teclados. Una apuesta arriesgada que, si bien no sabemos cómo puede resistir el paso del tiempo, lo cierto es que nada más sacarlo de la caja es muy confortable y agradable al tacto. Lo mejor de todo es que se conecta con un puerto especial ubicado en la parte trasera de la tablet, lo que ahorra el tener que cambiarle las pilas, cargar la batería o conectarlo por bluetooth. Además, al cerrarlo actúa como funda. Todo un acierto.

Además, para terminar de hacer que este modelo mejore, el Surface Pen viene para permitir todo tipo de trabajos donde se requiera usar un lápiz óptico. Ya sea para corregir o señalar algún documento o para dibujar, el lápiz responde de maravilla. Es cierto que no tiene una latencia tan baja como otras opciones del mercado, pero cumple para un uso puntual.

Pero quizá lo que más sorprende, al margen de sus puertos de auriculares jack, USB tipo C y USB estándar tipo A, es el pequeño soporte de la parte trasera. Un accesorio en sí mismo, que aumenta el grosor y el peso del dispositivo, que no es que sea muy bonito en cuanto a diseño… pero que funciona perfecto en cualquier situación y permite poner la tablet en cualquier inclinación. A veces la solución más sencillas es la más eficaz.

¿Tablet o portátil?