Jetman: el proyecto de aviación autónoma consigue otro hito en Dubai

Un Iron Man de carne y hueso consigue despegar en vertical y ascender hasta los 1.000 metros en menos de 30 segundos

2 Minutos de lectura

24 de Febrero 2020 / 00:00 CET

Jetman

Vince Reffet en el momento del despegue vertical en el Skydive de Dubái

© Jetman

Desde el mito de Ícaro, los inventos de Leonardo Da Vinci y el primer avión de los hermanos Wright, la humanidad sueña con elevarse en el aire y conquistar los cielos. En gran medida lo hemos conseguido, pero todavía quedan retos por conseguir y tecnologías por desarrollar. Es el caso de Jetman, un proyecto que se inició en 2013 y ha realizado numerosas demostraciones desde entonces, en las que experimentados pilotos de acrobacias con un jetpack o mochila propulsora han conseguido sobrevolar la Gran Muralla china, escoltar aviones comerciales o volar en formación con cazas militares.

El pasado 14 de febrero, en el Skydive de Dubái, Vince Reffet realizó un vuelo de exhibición histórico, al ser el primer hombre en despegar en vertical y volar de forma independiente gracias a su ala de fibra de carbono impulsada por un motor a reacción. En menos de 30 segundos consiguió alcanzar cerca de mil metros, y después demostró su habilidad para detenerse, girar y maniobrar a velocidades cercanas a los 200 kilómetros por hora.

Los pilotos de Jetman se habían lanzado anteriormente desde plataformas elevadas y helicópteros, pero esta vez pusieron a prueba la misma tecnología que poseen los vehículos VTOL (capaces de alzar el vuelo en vertical), que serán los protagonistas de una nueva generación de taxis aéreos y transportes autónomos. El vuelo de Reffett duró aproximadamente tres minutos, hasta que abrió su paracaídas a 1.500 metros de altura antes de aterrizar de forma segura en el suelo.

"Estamos tan felices de haber logrado este increíble vuelo...", dijo Reffett en un comunicado. "Es el resultado de un trabajo en equipo extremadamente minucioso, donde cada pequeño paso generó enormes resultados. Todo fue planeado a la fracción de segundo, y yo estoy muy contento del progreso que hemos conseguido. Uno de los próximos objetivos es aterrizar de nuevo en el suelo después de un vuelo en altitud sin necesidad de abrir un paracaídas. Se está trabajando en ello", explicó.

El ala de fibra de carbono es impulsada por cuatro mini-motores a reacción. Los ingenieros del equipo fueron capaces de crear una boquilla de vectorización de empuje controlada manualmente que permite a los pilotos "controlar las rotaciones alrededor del eje de guiñada a velocidad cero". El eje de guiñada es perpendicular a las alas y es el que facilita al piloto los giros a izquierda y derecha mientras vuela horizontalmente. El hito no fue sencillo, sino fruto de un largo proceso de trabajo. Reffett realizó al menos 50 vuelos preparatorios y practicó más de 100 despegues y aterrizajes agarrado a un cable y con un sistema anticaídas como medidas de precaución.

El equipo Jetman está patrocinado por el gobierno de Dubái, y exhibiciones como las del pasado 14 de febrero están pensadas para publicitar la Expo 2020, que se celebrará en el emirato árabe a partir del próximo 20 de octubre. La iniciativa que pretende lograr el vuelo humano autónomo cuenta con el apoyo de la casa real dubaití y prueba de ello es que el vídeo de esta última hazaña fue subido a Instagram y YouTube desde la cuenta del Príncipe Heredero, Sheikh Hamdan bin Mohammed.