Se suspende la alerta sanitaria en Zaldibar tras una mejora de la calidad del aire

Los técnicos afirman que no existe riesgo de nuevos desplazamientos de tierra en el vertedero

por EFE /


El Servicio Vasco de Salud-Osakidetza ha levantado las recomendaciones preventivas en el entorno del vertedero de Zaldibar (Bizkaia) tras la extinción el pasado martes del incendio que afectaba a los residuos y tras constatar un descenso en los niveles de dioxinas y furanos en el aire de la zona. Esta decisión ha sido adoptada tras conocer este jueves el resultado de los últimos análisis del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) sobre los niveles de contaminación en la comarca.

vertederodesprendimiento

Los expertos afirman que desde el pasado 6 de febrero, día en el que sucedió el desprendimiento, no se han registrado movimientos terrestres significativos (Gtres)

En cuanto a la estabilidad del terreno, el geólogo jefe de la sociedad foral Interbiak, encargada de la gestión de las carreteras vizcaínas, Andoni Alkorta, ha afirmado este jueves que actualmente no existe riesgo de nuevos desplazamientos de la masa de residuos en el vertedero de Zaldibar (Bizkaia), que está controlada por un sistema constante de monitorización del terreno. "En el caso de que hubiera una mínima circunstancia de riesgo, tenemos un sistema en el que el aviso es inmediato" para evacuar la zona en la que buscan a los dos trabajadores desaparecidos en el derrumbe, ha señalado Alkorta en una conferencia de prensa tras la reunión diaria de la mesa de crisis.

RELACIONADO: Una zanja almacenará provisionalmente los residuos peligrosos del vertedero de Zaldibar

Ha explicado que desde la fecha del incidente, el pasado 6 de febrero, hasta este jueves "no se han registrado movimientos significativos, únicamente pequeños reajustes locales y asientos del terreno, que son lógicos en estas circunstancias". Estos "reajustes" -ha recalcado- "no han implicado ni una reactivación ni un deslizamientos de masas que haya supuesto un riesgo para las personas".

Toda la zona del deslizamiento está balizada y los geólogos reciben constantemente datos sobre la estabilidad del terreno que interpretan y, en el hipotético caso de percibir señales de riesgo de derrumbe, activarán la situación de alerta y unas sirenas avisarán para evacuar a los ertzainas y bomberos que trabajan en la búsqueda de los dos trabajadores que quedaron sepultados y a los operarios que retiran las tierras del alud. Sobre la zona, los operarios no trabajan solos sino en parejas o grupos para facilitar la comunicación en caso de alerta, que también les llegará por teléfono e intercomunicadores.

Ese aviso de los geólogos será reenviado instantáneamente a Emergencias del Gobierno Vasco, que activará a la Ertzaintza, bomberos y Osakidetza y encenderá unos semáforos rojos para cortar el tráfico por la autopista AP-8 y la variante de Ermua. Cuatro personas vigilarán en esas vías por si algún conductor se saltara los semáforos. También sonarían las sirenas para evacuar a los vecinos de los caseríos próximos al vertedero, así como un aparcamiento y una empresa en esa zona.

vertedero2-efe

En caso de riesgo de desprendimiento, tanto los operarios que trabajan en la búsqueda de los dos desaparecidos como los vecinos, serían alertados y evacuados (Gtres)

El sistema de alerta está diseñado para lograr una evacuación rápida y minimizar el riesgo para las personas, "jugando con la hipótesis más desfavorable aunque no sea la más probable", pero, en cualquier caso, se debía contar con un protocolo para actuar "con eficacia y rapidez", ha indicado el viceconsejero de Seguridad, Josu Zubiaga.

El Gobierno Vasco ha destacado que la misma noche del siniestro se desplazaron "de Madrid a Zaldibar" los aparatos "más precisos disponibles en España" para medir el desplazamiento del terreno y que los geólogos han constatado que "la lengua de caída" está clara y no ha experimentado avances. En esa mesa técnica, Aitor Zulueta, responsable del departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco, ha negado que llegaran a Zaldibar camiones con residuos no autorizados. La escombrera tenía licencia para alojar residuos no peligrosos y "todo lo que estaba dentro estaba autorizado", ha sentenciado. Ha insistido en que el Ejecutivo solo tuvo constancia de "irregularidades menores", como la entrada de algunos plásticos en pequeñas cantidades, en las inspecciones que había realizado a la instalación.