La odisea de dos zaragozanas que sufrieron un accidente en Vietnam y han desatado una ola de solidaridad

Una de ellas se rompió la cadera y se encontraban atrapadas en el país

2 Minutos de lectura

19 de Febrero 2020 / 10:21 CET D. G. B., TU OTRO DIARIO

María Valverde de la Flor y Noelia Traid Muñoz

María Valverde de la Flor y Noelia Traid Muñoz tras la intervención en una clínica en Bangkok (@mariaavalverde).

© @mariaavalverde

María Valverde de la Flor y Noelia Traid Muñoz, dos amigas y enfermeras de Zaragoza, estaban disfrutando de un viaje de ensueño cuando la aventura se tornó en pesadilla: Noelia se rompió la pierna y la cadera en una accidente de moto. Tras días de peregrinaje entre centros hospitalarios muy escasos de recursos y de discutir con su seguro de viaje las condiciones de atención y repatriación, comienzan a ver la luz.

"¡Buenos días con buenas noticias! Ayer por la tarde Noelia salió de quirófano tras 5 horas de operación. La operación de cadera ha salido bien y ella se encuentra bien", contaba María en sus redes sociales este lunes. La intervención fue llevada a cabo en una clínica privada en Bagok gracias a la mediación de un médico también español, Sergio Arellano, que ha sido para ellas como un ángel de la guarda.

Este profesional, jefe de Urgencias de la Clínica Family Medical Practise de Ho Chi Minh, se enteró del caso de las dos jóvenes por la prensa y pensó que tenía que hacer algo: "Las localizamos a través de amigos de amigos y cuando me enteré del lugar en el que estaban, el hospital nacional más grande de Vietnam, supe que había que sacarlas de ahí. Enviarlas ahí es como mandarlas a un agujero negro", cuenta a 'El Heraldo de Aragón'.

María Valverde de la Flor y Noelia Traid Muñoz
María Valverde de la Flor y Noelia Traid Muñoz durante un traslado (@mariaavalverde).©@mariaavalverde

Arellano se presentó en el hospital en el que estaban y logró que le dejarán verlas. Las vio muy enteras, aunque enseguida comprobó que la fractura de la pelvis era complicada y que, debido a los pobres recursos disponibles, la estaban tratando con métodos que en Europa se remontan a los años 60.

Ante la situación, fue sido el propio Arellano quien organizó el traslado a Tailandia en un jet privado de la clínica en la que trabaja. Allí ha sido intervenida por médicos y enfermeras tailandesas, de momento, con éxito. "Los sanitarios de esta clínica son una maravilla. Están siendo súper amables y muy profesionales. Estamos cansados, pero contentos", contaba el médico. Aunque valoraron la posibilidad de enviarla directamente a España, lo cierto es que sus condiciones de salud no eran las apropiadas para ello y su traslado definitivo podría demorarse al menos un mes.

Ni que decir tiene que tanto estos viajes como los tratamientos suponen un enorme coste que las familia están discutiendo con la compañía aseguradora. De momento, han pedido ayuda a través de las redes sociales. "Cada grano de arena, por pequeño que sea, suma", decía en su llamamiento María Valverde. Su caso ha desatado una gran ola de solidaridad en Aragón. Incluso se ha abierto una cuenta de crowdfunding para ayudarlas. Y es que solo el avión a Bagnkok cuesta 25.000 euros.