Cinco españoles, atrapados en Camboya por un caso de coronavirus en el crucero en el que viajaban

Las autoridades del país no permiten el desembarco de pasajeros, que llevan retenidos en el barco desde el jueves

por Europa Press /


Cuando creían que su odisea por las costas del Lejano Oriente había terminado, el pasado viernes, después de que varios países denegasen la entrada al crucero Westerdam, de la naviera Holland American Line, por temor al coronavirus, cinco ciudadanos españoles han quedado atrapados en Camboya, el único país que había dado permiso al barco para atracar, pero que ha detectado un caso de esta neumonía vírica en uno de los pasajeros. Por este motivo las autoridades sanitarias mantienen aislados al resto de viajeros, entre ellos, a los españoles. De los cinco, una mujer permanece a bordo, mientras que los otros cuatro desembarcaron antes de que se detectara que había una persona afectada por el covid-19 y se encuentran en un hotel de la capital, Phnom Penh.

El Westerdam, retenido en Camboya

Una ciudadana española se encuentra retenida a bordo del Westerdam, mientras que los otros cuatro nacionales están en un hotel (Getty Images)

El caso se detectó mientras se trasladaba a un grupo de cruceristas al aeropuerto de Kuala Lumpur (Malasia), cuando, en el trayecto, una octogenaria estadounidense comenzó a encontrarse mal. Tras realizarle las pruebas pertinentes, dio positivo en coronavirus y fue ingresada en un hospital de la ciudad; como medida de prevención, se trasladó a un hotel a los pasajeros que ya habían desembarcado y al resto, ya no se les permitió salir del barco.

RELACIONADO: Aumentan a 355 los casos de coronavirus en otro crucero de lujo, el que está en cuarentena en Japón

Los alojados en el hotel ya se han sometido a los tests y están esperando los resultados; por el momento, los primeros 406 han dado negativo y la empresa está organizando su regreso. En cambio, la realización de las pruebas y la autorización de salida a los pasajeros que están en el barco llevará "varios días", según ha avanzado la naviera.

Por su parte, fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación han señalado que la Embajada de España en Tailandia, que es la encargada de lo relacionado con Camboya, está en permanente contacto con los españoles y prestándoles asistencia consular. Holland America Line ha anunciado que se hará cargo del transporte de los pasajeros y les devolverá el dinero del crucero.

Crucero Westerdam

Pasajeros del crucero Westerdam, de la naviera Holland American Line, en el puerto camboyano de Sihanoukville, el pasado viernes (Cordon Press)


EL CRUCERO DEBÍA FINALIZAR EN JAPÓN

El barco debía finalizar su crucero en Yokohama el 15 de febrero, pero ya el día 6 las autoridades japonesas le comunicaron que no le permitirían hacer ninguna de las escalas que tenía previstas en ese país. Tampoco Tailandia le permitió atracar en sus puertos y el Westerdam navegó varios días a la espera de un permiso para desembarcar pese a que, según señaló la empresa, no había registrado casos ni estaba en cuarentena.

RELACIONADO: China extiende a otros 24 millones de personas la cuarentena en Hubei

Sin embargo, una vez atracado y desembarcado parte del pasaje, una viajera -una mujer estadounidense de 83 años, según Bloomberg- dio positivo al COVID-19 al someterse a pruebas en Malasia cuando regresaba a Estados Unidos. Según la compañía, la mujer desembarcó el día 14 y empezó a sentirse mal en el aeropuerto de Kuala Lumpur. Allí fue trasladada al hospital y se encuentra estable. Su acompañante dio negativo en las pruebas.

SIN SÍNTOMAS DURANTE EL CRUCERO

Según Holland America Line, hasta el momento ningún otro pasajero o miembro de la tripulación ha mostrado síntomas de la enfermedad, ni entre los que siguen en el barco ni entre los que han emprendido su retorno. Eso sí, ya avanza que los que ya hayan emprendido el viaje de vuelta serán contactados por las autoridades sanitarias locales de sus respectivos países.

Crucero de lujo Westerdam

El Westerdam debería haber finalizado su crucero en Yokohama (Japón) el 15 de febrero (Cordon Press)

Según la empresa, el pasado 10 de febrero las 2.257 personas a bordo se sometieron a controles sanitarios, incluyendo tomas de temperatura, sin que ninguno tuviese fiebre. También superaron controles al desembarcar en Camboya, tuvieron que rellenar un cuestionario y se revisaron sus pasaportes para garantizar que ninguno había visitado China en los 14 días anteriores.

Durante el viaje, añade, la mujer que ha dado positivo no visitó el centro médico del barco en ningún momento. Otros 20 pasajeros que sí acudieron al médico durante el crucero se han sometido a la prueba del COVID-19 y han dado negativo.