La reunión de Pablo Casado y Pedro Sánchez: 'cordial', pero sin acuerdos

Mientras Casado asegura que ha tendido la mano al Presidente si rompe con el independentismo, el Gobierno lo niega

2 Minutos de lectura

17 de Febrero 2020 / 12:30 CET AGENCIAS

Pablo Casado y Pedro Sánchez

El líder del PP, Pablo Casado, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este lunes en el Palacio de la Moncloa (GTresonline)

© Agencies

El líder del PP, Pablo Casado, ha ofrecido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, llegar a pactos de Estado, como la aprobación de los presupuestos estatales, si rompe con el independentismo y "renuncia" a la mesa de diálogo entre el Ejecutivo y la Generalitat. El Ejecutivo, por su parte, niega que Casado haya tendido la mano a Sánchez en algún asunto y ha denunciado que el principal partido de la oposición sigue instalado en una "actitud negacionista" que cierra la puerta a cualquier colaboración.

En la rueda de prensa tras reunirse con Sánchez, este lunes en la Moncloa, y después de que el Gobierno haya reprochado que el PP continúe con su "estrategia de bloqueo", Casado ha asegurado que ha ofrecido un "compromiso por España" y ahora la "pelota está en el tejado" del presidente del Ejecutivo.

Según ha manifestado, el PP plantea una "alternativa" a Sánchez para que no tenga que depender de quienes piden la "ruptura de los consensos básicos" para sacar las cuentas adelante.

Pero, aunque ha valorado que la reunión ha sido "cordial en la forma y fructífera" para debatir las cuestiones pendientes, los único que ha salido de este encuentro son los nombres para "ponerse en contacto" entre los dos partidos sobre el pacto de Toledo, la reforma educativa o las medidas de protección de la infancia.

Casado también ha ofrecido el apoyo de su partido para la negociación del nuevo marco presupuestario europeo en el Consejo Europeo de este jueves. Y sobre la financiación autonómica, ha dicho estar dispuesto a llegar a un acuerdo si es "justa", garantiza la igualdad y se hace de manera "multilateral", en la Conferencia de Presidentes.

En otras materias a debate en la reunión de este mañana, como la renovación de la cúpula judicial Casado ha advertido que no es posible negociar con el Gobierno la renovación del Consejo General de Poder Judicial si Dolores Delgado es la fiscal general del Estado. Tampoco si el Ejecutivo insiste en hacer cambios "a la carta" en el Código Penal que beneficien al independentismo. Ambas cosas, ha advertido Casado, "anulan cualquier diálogo sobre el reforzamiento institucional".

Por eso, ha afirmado que ha venido a la reunión con "ánimo constructivo" y ha atribuido las críticas por el supuesto "bloqueo" a una estrategia del Gobierno que "parece como si quisiera hacer oposición de la oposición" y trasladar que el PP es "radical" cuando son los socialistas los que pactan con radicales.

Pablo Casado y María Jesús Montero
Casado y María Jesús Montero, ministra de Hacienda y portavoz del Ejecutivo, en sus respectivas comparecencias de este lunes para explicar el contenido de la reunión (Europa Press)©EuropaPress

"Lamentablemente no hemos encontrado en el señor Casado la actitud de colaboración que la situación de España requiere. No ha habido ningún compromiso, ninguna concreción que el Partido Popular haya podido trasladarle al presidente del Gobierno para poder, al menos en los temas relevantes, intentar buscar un acuerdo", ha criticado la ministra de Hacienda y portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, en rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa al término de la entrevista entre los dos dirigentes políticos.

Montero ha acusado a los 'populares' de no haber asumido su derrota electoral en las dos últimas elecciones generales y de estar "bloqueando" el funcionamiento de las instituciones y de otros poderes que "ya se resienten" por no poder renovar sus órganos directivos, como sucede, ha enumerado, con el Consejo General del Poder Judicial, el Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas, o el Consejo de Administración de RTVE.

Esta actitud de usar las instituciones "como rehenes", en opinión del Ejecutivo, resulta "decepcionante" para el Gobierno, ha subrayado Montero, que ha denunciado que el PP pretenda "dictar la política" sobre Cataluña, por ejemplo, vinculando ésta a asuntos que nada tienen que ver como la renovación de los órganos constitucionales o los Presupuestos Generales del Estado.