Guaidó comienza un nuevo pulso contra el chavismo, que endurece el discurso

Se anuncian nuevas manifestaciones contra el Gobierno de Maduro y próximamente se tomarán 'medidas de presión y de Gobierno'

2 Minutos de lectura

14 de Febrero 2020 / 08:37 CET EFE

Guiadó

Juan Guiadó inicia un nuevo pulso contra el Gobierno (EFE).

© Efe

El opositor venezolano Juan Guaidó, a quien casi 60 países reconocen como presidente interino, inició este miércoles un nuevo pulso contra el Gobierno al presidir una sesión callejera del Parlamento, mientras el chavismo endurecía el discurso como respuesta. En la sesión del unicameral Parlamento de Venezuela, que preside Guaidó con el apoyo de 100 de los 167 diputados, el opositor anunció nuevas manifestaciones contra el Gobierno de Nicolás Maduro, si bien no detalló las fechas.

Asimismo, adelantó que en las próximas horas tomará "medidas de presión y de Gobierno", sin ofrecer mayores detalle.

Estos anuncios ocurren menos de 24 después de que Guaidó volviera a Venezuela tras una gira de 23 días en la que ratificó los apoyos de sus principales aliados, como Estados Unidos, Colombia y la Unión Europea. Guaidó recordó que el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, lo reconoce como mandatario encargado del país suramericano, y que fue el primero de Europa en respaldarlo en ese cargo. Asimismo, se dijo feliz "de tener el respaldo diplomático" de España y de los casi 60 países que lo reconocen como mandatario interino.

El Gobierno español precisó este mismo miércoles que sigue "reconociendo y respaldando a Juan Guaidó" como presidente encargado de Venezuela después de un intenso debate en el Congreso de los Diputados en el que varios portavoces opositores lanzaron severas críticas y pidieron una corrección pública a Sánchez por la cuestionada mención del venezolano.

EL CHAVISMO ENDURECE EL DISCURSO

Esta misma jornada, las principales cabezas del chavismo, el presidente Nicolás Maduro y el dirigente Diosdado Cabello, considerado el número dos dentro del partido de Gobierno, lanzaron duras declaraciones sobre la seguridad de Guaidó y la "defensa" del país con las armas. Maduro lideró en el palacio presidencial de Miraflores un acto con jóvenes, muchos de ellos menores de edad, y les pidió jurar que están "listos para tomar las armas" en defensa del territorio "si fuese necesario". Y horas antes, Cabello dijo a periodistas que nadie puede prever qué le va a pasar a Guaidó.

Guaidó recibió golpes y empujones por parte varias decenas de simpatizantes de Maduro, que le acusaban de las recientes sanciones de Estados Unidos contra funcionarios y empresas venezolanas, como la sufrió la semana pasada la aerolínea estatal Conviasa. Sobre esta situación, Cabello ha afirmado que quienes lo agredieron eran ciudadanos hartos porque tanto Guaidó como otros diputados opositores "viven pidiendo sanciones".

Apenas unos minutos después de que el vicepresidente del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) hiciera esa afirmación, Guaidó aseguró al intervenir en el pleno que esa frase es una amenaza velada.