Bruselas mejora su previsión de crecimiento para España en 2020 y 2021

Las previsiones se sitúan en el 1,6 y 1,5 por ciento respectivamente, superando la media de la eurozona

por EFE /


La Comisión Europea (CE) elevó este jueves en una décima su proyección de crecimiento de la economía española tanto para 2020 como para 2021, hasta el 1,6 % y 1,5 %, respectivamente, avances en línea con lo previsto por el Gobierno y superiores a la media de la eurozona. En sus previsiones macroeconómicas de invierno, el Ejecutivo comunitario ha revisado también una décima al alza su estimación de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) español para 2019, hasta el 2 %. Tras esta actualización, las proyecciones de crecimiento de Bruselas para estos tres ejercicios coinciden con las recogidas en el nuevo cuadro macroeconómico del Gobierno español, presentado este mismo martes tras aprobar la senda de estabilidad presupuestaria y el techo de gasto que servirán de base para los Presupuestos Generales del Estado de 2020.

economia01

Las previsiones coinciden con las presentadas por el Gobierno español el pasado martes (EFE)

"La economía española aguantó mejor de lo esperado en la segunda mitad de 2019, con una robusta contribución de la demanda interna y las exportaciones, con lo que creció un 2 % en 2019. Un consumo privado resiliente y la recuperación de la inversión deberían permitir un 1,6 % en 2020 y un 1,5 % en 2021", explicó el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, al presentar las previsiones. En su análisis, la Comisión señala que la ralentización de la economía española en el segundo semestre de 2019 fue más suave de lo esperado debido a una "pequeña recuperación del consumo privado", lo que ha motivado la revisión al alza para el ejercicio pasado.

RELACIONADO: El Gobierno rebaja 2 décimas su previsión de crecimiento para 2020, al 1,6 por ciento

Los resultados de la segunda mitad del año apuntan además a que la demanda interna será "más resiliente" a futuro, lo que justifica una "previsión ligeramente más positiva" para 2020 y 2021 que la anticipada en las previsiones del pasado noviembre. "El consumo privado debería verse apoyado por aumentos de la renta disponible y un incremento más moderado de la tasa de ahorro de los hogares", dice la Comisión, que espera además que la inversión "se recupere" tras un "débil" final de 2019.

La contribución de las exportaciones netas al crecimiento, por su parte, "disminuiría en 2020 y se convertiría en neutra en general en 2021", ya que se mantendrá el bajo aumento de las exportaciones mientras que las importaciones "acelerarán". Así las cosas, Bruselas espera que la tasa de crecimiento trimestral se estabilice en el 0,4 % en los dos próximos años, lo que justifica la revisión al alza para este año y el que viene.

Por otra parte, el Ejecutivo comunitario prevé que la inflación en España aumente al 1,2 % en 2020, tras situarse en el 0,8 % en 2019, y que llegue al 1,3 % en 2021. Las previsiones macroeconómicas de invierno de la Comisión solo actualizan sus estimaciones de PIB e inflación, con lo que no será hasta primavera cuando ofrezca nuevas proyecciones de déficit, deuda o desempleo. Bruselas aún está a la espera de que España le remita su borrador de Presupuestos de 2020, por lo que para hacer estas previsiones se han basado en la prórroga enviada en octubre y tenido en cuenta algunas medidas adoptadas desde entonces, como la subida de las pensiones, pero no la nueva senda fiscal aprobada esta semana.

supermercado28-cordon

El Ejecutivo comunitario prevé que la inflación en España aumente al 1,2 por ciento en 2020 (Cordon Press)

Gentiloni evitó pronunciarse en rueda de prensa sobre si la mejora en las tasas de crecimiento deja más espacio para el aumento del gasto público que prevé acometer el Gobierno, que ha elevado un 3,8 % el techo de gasto para este año. El comisario se limitó a señalar que España "tiene un muy buen nivel de crecimiento" en comparación con la eurozona y que la Comisión mantiene "continuos contactos" con las autoridades de cara a la presentación del nuevo presupuesto. España crecerá en efecto por encima de la media del área del euro, dónde el incremento del PIB se estancará en el 1,2 % este año y el próximo, la misma cota que en 2019, y de la Unión Europea, cuyo aumento será del 1,4 % en ambos casos, una décima menos que el año pasado.

En un entorno marcado por la incertidumbre global, el consumo privado y el aumento de la inversión serán los factores que sostendrán el crecimiento de la economía europea, sujeta todavía a riesgos a la baja que también afectarán a España. Aunque algunos han remitido, como las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, se mantienen otros, como las dudas sobre la futura relación entre la UE y el Reino Unido, y han aparecido algunos nuevos, como el coronavirus. El impacto de la epidemia es seguro, pero todavía difícil de cuantificar, según la Comisión, que anticipa que el sector manufacturero y el turismo serán de los más afectados.