Bill y Melinda Gates revelan lo que han aprendido tras 49.000 millones de donaciones y 20 años de trabajo

Han anunciado que su fundación incorporará nuevos objetivos de cara a las próximas dos décadas

3 Minutos de lectura

11 de Febrero 2020 / 00:00 CET D.G.B. / TU OTRO DIARIO

Bill y Melinda Gates

Bill y Melinda Gates han concentrado hasta ahora sus esfuerzos en la sanidad y la eduacación.

© Gates Notes

Tras más de 20 años de actividad filantrópica a través de la Fundación Bill & Melinda Gates y 49.300 millones de euros invertidos en hacer posible un mundo mejor (53.800 millones de dólares), es el momento de hacer balance. La millonaria pareja (Gates tiene una fortuna calculada en torno a 100.000 millones de euros), está convencida de que su labor sigue siendo más que necesaria y revela en su carta anual lo que ha aprendido en este tiempo: para lograr un mundo más justo, es preciso incorporar nuevas líneas de trabajo, la lucha contra el cambio climático y el apoyo a la igualdad de género.

"Hace tiempo que sabemos que queremos donar la mayoría de la fortuna que hemos hecho con Microsoft y emplearla para mejorar la vida de la gente. El reto, por supuesto, era hacerlo de una manera significativa y de alto impacto", explican. En los útimos 20 años, sus principales objetivos han sido la salud, con un amplio programa de vacunaciones en todo el mundo, y la educación, especialmente con el fortalecimiento del sistema público en Estados Unidos.

En su carta confiesan que, si les hubieran preguntado hace dos décadas cuál de las dos apuestas saldría mejor, se hubieran decantado por las inversiones en educación. Sin embargo, ha sucedido todo lo contario.

Bill y Melinda Gates
VER GALERÍA
Bill y Melinda Gates durante una visita en Sudáfrica.©GettyImages

Hasta 2019, su programa de salud ha logrado vacunar millones de niños y evitar 13 millones de muertes, según sus cálculos. Unas cifras que les llenan a ambos de orgullo. "A medida que las personas se vuelven más saludables, sus vidas mejoran de otras maneras. Y el mundo se vuelve mejor", observa Bill. En la lucha contra el VIH los resultados no han sido tan buenos: por ejmplo, en algunas comunidades el estigma pesa más que la propia ienfermedad y quienes la padecen no quieren tomar el tratamiento por miedo a ser señalados.

En cuanto al campo de la educación, confiesan que, a pesar de haber gastado cientos de millones para intentar mejorar las tasas de graduados, sobre todo mediante el apoyo y la asistencia a los profesores, su idea no ha funcionado. "Nos quedó claro que la ampliación de la educación no significa ofrecer a todos la misma solución. Nuestro trabajo debía adaptarse a las necesidades específicas de los maestros y estudiantes en los lugares a los que estábamos tratando de llegar", comenta Bill.

Orgullosos, con todo, de las miles de becas que han podido conceder durante este tiempo, Melinda cuenta que su interés en este campo surgió tras visitar muchas escuelas "excelentes" y comprobar que "millones estadounidenses, especialmente los estudiantes de bajos ingresos y de color, no tienen las mismas oportunidades".

Bill Gates
VER GALERÍA
Bill Gates, junto con un grupo de estudiantes en Chicago.©Gates Notes

De cara a los próximos 20 años y para ampliar los resultados, creen que hay que ampliar el foco e incorporar los nuevos objetivos de lucha contra la crisis climática y por la igualdad de género. "No importa en qué lugar del mundo nazca, su vida será más difícil si nace siendo niña", apunta Melinda. Bill, por su parte, insiste en la importancia de apostar por nuevas tecnologías que puedan atemperar el cambio climático: "Exigirá niveles históricos de cooperación global, un nivel de innovación sin precedentes en casi todos los sectores de la economía, el despliegue generalizado de las soluciones actuales de energía limpia como la solar y la eólica, y la coordinación de medidas para trabajar con las personas en una situacion vulnerable a un mundo más cálido".

La carta de ambos concluye compartiendo la principal reflexión que han sacado estos años de trabajo: "Ahora tenemos una comprensión mucho más profunda de lo importante que es garantizar que la innovación se distribuya equitativamente. Si solo algunas personas en algunos lugares se benefician de los nuevos avances, otras se están quedando aún más atrás". Todo ello, por supuesto, sin perder el interés por las áreas en las que venían trabajando: la semana pasada anunciaron la donación de 100 millones de dólares (91 millones de euros) para combatir el coronavirus.