Fontanals-Cisneros rompe con el Gobierno para traer su colección a España

La coleccionista de arte y el Gobierno no han llegado a un acuerdo para crear un museo en Madrid que albergue su colección de arte latinoamericano

por EFE /


La coleccionista de arte Ella Fontanals-Cisneros da por rotas las negociaciones con el Gobierno para crear un museo en Madrid en el complejo de Tabacalera que albergue su colección de arte latinoamericano, y se abre a explorar iniciativas con otra institución o empresas privadas. "Mi tiempo de trabajar con el Gobierno ha acabado, estoy agotada física y mentalmente", ha señalado la mecenas de origen cubano y nacionalidad española en un encuentro celebrado este jueves en Madrid con medios de comunicación para comunicar el fin de las negociaciones.

fontanalscisneros

La coleccionista se abre a explorar iniciativas con otras instituciones o empresas privadas (EFE)

La colección Fontanals-Cisneros es una de las más valiosas del mundo, por su gran apartado de arte latinoamericano. Está formada por unas 2.500 obras entre piezas de abstracción geométrica, fotografía y videoarte. Incluye nombres latinoamericanos como Gego, Jesús Rafael Soto, Alejandro Otero, Lygia Clark, Mira Schendel; y artistas internacionales como Barbara Kruger, Olafur Eliasson; Donald Judd y Ai Wei Wei.

RELACIONADO: El Prado estrena 2020 reivindicando a la mujer con la exposición 'Invitadas'

Las conversaciones para la donación se remontan a hace 9 años con el Ejecutivo de Zapatero, pero el primer acuerdo se suscribió hace dos años con el Ministerio de Cultura para la donación de 400 obras y prestaría otras 600 (principalmente arte cubano). El acuerdo era ubicarlas en un museo que se crearía en Tabacalera, que debía ser reformado con tal fin, y que compartiría espacio con el Reina Sofía.

La coleccionista, de origen cubano y con pasaporte español, cree que el lugar de la colección es España por los lazos que le unen a Latinoamerica, pero una vez rotas las negociaciones con el Gobierno se ha mostrado abierta a explorar acuerdos con otras instituciones o empresas privadas. Fontanals Cisneros apunta a un acontecimiento clave para que las negociaciones se hayan roto: una carta del pasado octubre del ministro José Guirao en la que se decía que no podía asumir los términos del preacuerdo suscrito con el anterior ministro -Íñigo Fernández de Vigo- por "cuestiones legales". La coleccionista llamó hace tres días al Ministerio para pedir una cita con el nuevo ministro pero no ha tenido contestación, ha lamentado.

Los primeros contactos para traer la colección a España se remontan a hace nueve años, con el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. También hubo contactos con los equipos de Ana Botella y Manuela Carmena, en los que, si bien hubo voluntad, tampoco hubo buenos resultados. Una de las cuestiones que Guirao aducía en aquella carta era que el centro no podía recibir el nombre de museo, ni aceptar que la junta directiva del mismo estuviera formada por personalidades del mundo del arte -además del Gobierno- porque para eso debería tener carácter de fundación.

RELACIONADO: Más noticias sobre Pintura en 'Tu Otro Diario'

"Eso no son muros impasables -ha subrayado-, si de verdad el país tuviera interés se habría podido solucionar", ha subrayado la coleccionista, que se ha mostrado sorprendida por la postura del anterior ministro, que fue director del Museo Reina Sofía, que aún le pidió que donara la colección.

"Me decían que si quería donarlo, se lo entregara, y me diera la vuelta y ellos hacían lo que quisieran. Quiero dárselo al público pero de manera coherente, no quiero que cada Gobierno nuevo cambie el rumbo, quiero que sea algo estable", ha señalado. ¿Y si el Ministerio le llamara ahora para abrir de nuevo el proceso? "Tendrían que venir con un cheque en la mano y un proyecto a corto plazo", ha señalado la coleccionista, que da por cerrada esa vía. Uno de los principales escollos del proyecto ha sido la rehabilitación del edificio de Tabacalera, que ronda los 15 millones de euros, y que debería de haber comenzado en 2018 pero se ha ido retrasando por la falta de presupuestos.

Tras este larga y "desilusionante" experiencia, Fontanals-Cisneros se abre ahora a investigar alianzas en el sector privado y en otras ciudades. Aunque no ha querido dar detalles, sí reconoce que ha recibido ofertas de ciudades como Miami (donde ya tuvo dos museos, uno de ellos lo cerró para concentrar sus esfuerzos en el de Madrid) y en Sevilla. "Si no lo consigo, simplemente las miraré (la obras) en mi casa y recordaré esto que he intentado hacer y que finalmente no he podido".