home/NOTICIAS

Siria reta a Turquía y continúa el avance en Idlib pese a amenazas de Erdogan

Desde el pasado mes de abril la ONU verificó más de 1.500 civiles muertos como consecuencia de las hostilidades entre ambas partes del conflicto

2 Minutos de lectura

06 de Febrero 2020 / 00:00 CET EFE

Turquía

Las tropas del régimen del presidente sirio retan a Turquía yavanzan en el noroeste de Siria.

© Efe

Las tropas del régimen del presidente sirio, Bachar Al Asad, retan a Turquía y han avanzado en el noroeste de Siria, pese a las amenazas del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, de atacarles en caso de que no se retiren de las cercanías de sus puestos de observación en Idlib donde sus militares están estacionados. Según la agencia estatal siria, SANA, las fuerzas de Damasco han capturado varias zonas al este de la ciudad de Idlib, capital de la provincia homónima considerada último bastión opositor en el país, en su camino hacia la urbe estratégica de Saraqeb. En un discurso en Ankara, Erdogan advirtió de que "si el régimen sirio no se retira en febrero, Turquía se verá obligada a emprender acciones por su cuenta".

Al menos dos de sus puntos de observación, de los doce que tiene en la región, "se encuentran detrás de la línea del Ejército sirio". En el acuerdo firmado entre Turquía, valedora de la oposición siria, y Rusia, principal aliada de Damasco, en Sochi en 2018 se estableció una zona desmilitarizada con puestos de observación en la que ambos países tienen estacionadas sus tropas con el objetivo de rebajar la tensión en las provincias de Idlib, Hama, Latakia y Alepo.

Sin embargo, ese pacto ha sido violado prácticamente a diario y el pasado lunes hubo un repunte de tensión después de que las tropas sirias lanzaran un bombardeo que mató a ocho turcos, entre ellos cinco soldados, a lo cual Ankara respondió contra las fuerzas de Damasco, con decenas de muertos.

Ante las declaraciones, Siria ha acusado este miércoles a Erdogan de mentir y no cumplir los acuerdos establecidos sobre Siria. Las declaraciones de Erdogán "reafirman que miente, engaña y falta el respeto a cualquier compromiso o acuerdo, tanto el acuerdo de Astaná como el de Sochi y el de Adana", dijo la agencia oficial SANA citando a una fuente oficial no identificada del Ministerio de Exteriores sirio. El Pacto de Adana de 1998, que es un base jurídica vigente, contempla que las tropas turcas pueden penetrar en territorio sirio hasta un máximo de cinco kilómetros y fue suscrito para contener las actividades del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado una organización terrorista por Turquía.

Debido al avance de las tropas sirias, el Ejército turco ha movilizado más soldados dentro de la zona de desescalada de Idlib, un movimiento que Rusia dijo desconocer y acusó a Ankara también de no cumplir con el pacto.

ÉXODO MASIVO DE SIRIOS

La ofensiva de Damasco se está centrando ahora en Idlib y el oeste de Alepo, prácticamente dominados por el Organismo de Liberación del Levante, una alianza islamista en la que está incluida la exfilial siria de Al Qaeda. De las zonas controladas por las facciones en esas dos provincias, "más de 586.000 personas se han desplazado y la gran mayoría, más del 80 %, son mujeres y niños", ha afirmado a Efe el portavoz regional de la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) para Siria, David Swanson.

Una de las ciudades que ha quedado vacía de civiles es Saraqeb, de gran importancia estratégica al estar situada en dos principales vías de comunicación en el país. Desde el 29 de abril del año pasado, fecha que marca el inicio de la ofensiva de Damasco, la ONU ha podido verificar más de 1.500 civiles muertos como consecuencia de las hostilidades entre ambas partes del conflicto.