1. home
  2. /Noticias

Informaciones contradictorias acerca de la posible muerte del médico de Wuhan que alertó del coronavirus

A pesar de que la OMS ha confirmado el fallecimiento de Li Wenliang, China lo desmiente y asegura que se encuentra en estado crítico

1 Minuto de lectura
Por E.V.
Li Wenliang

El oftalmólogo Li Wenliang alertó de la exitencia de un nuevo coronavirus

© CordonPress

Casado, con un hijo y con su mujer embarazada del segundo, Li Wenliang, el médico que alertó junto a otros ocho facultativos de la existencia del coronavirus, podría haber fallecido este jueves contagiado, precisamente, de esta nueva enfermedad. Aunque así lo ha confirmado el director ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan, en rueda de prensa en Ginebra (Suiza), China lo desmiente.

El periódico oficialista chino 'Global Times' daba hace unas horas la noticia del deceso y, poco después, las autoridades sanitarias del país han emitido un comunicado en el que lo niegan, asegurando que "se encuentra en estado crítico" y que están haciendo "todo lo posible para reanimarle", según recoge la BBC.

Estas informaciones contradictorias han ocasionado gran confusión en el país, donde miles de ciudadanos ya habían transmitido su pesar a través de las redes sociales. La OMS, por su parte, ha borrado, poco después de las 19.30 (hora española), el tuit en el que manifestaban estar "profundamente tristes" por la muerte de Wenliang.

Li Wenliang
Wenliang se contagió del coronavirus al operar a una paciente infectada©CordonPress

A sus 34 años, este oftalmólogo de Wuhan (China), donde se originó el brote, se había percatado de que algo raro ocurría. En el hospital de la ciudad, en el que él trabajaba, habían ingresado siete pacientes con síntomas que le recordaban al SARS y que tan letal resultó en 2003 (ocasionó la muerte de 800 personas). Se lo comentó a sus familiares y a sus compañeros de la facultad a través de las redes sociales para que fueran precavidos.

Ahora la opinión pública china y mundial se preguntan qué ha ocurrido con el doctor, si efectivamente ha fallecido o si, por el contrario, aún es posible salvar su vida. En un país tan hermético y con tan férreo control de la información, puede que se tarde un tiempo en esclarecer los hechos.