1. home
  2. /Noticias

Un testigo del crimen de la Guardia Urbana declara que 'la muerte podría estar relacionada con la mafia'

Una amiga de la acusada Rosa Peral ha afirmado este miércoles que la sospechosa le dijo que la muerte de la víctima estaba relacionada con actividades mafiosas y que por ello no se involucró

2 Minutos de lectura
Por EUROPA PRESS
juicio de Rosa Peral

La acusada Rosa Peral de 36 años, agente de la Guardia Urbana y novia del fallecido Pedro R., sentada en el banquillo en la Audiencia de Barcelona

© EuropaPress

Una amiga de la coacusada por el crimen de la Guardia Urbana Rosa Peral ha declarado este miércoles ante el juez que le dijo que la muerte de Pedro R. podía estar relacionada con la mafia, y que, por ese motivo, rechazó ayudarla a mover un sofá de un trastero hacia su domicilio cuando se lo pidió: "Visto lo que le había pasado al coche de Pedro, no me quise involucrar en algo tan fuerte".

En la tercera sesión del juicio en la Audiencia de Barcelona, la testigo también ha explicado que, una semana después del crimen, visitó a Peral en su casa y no tenía señales de haber sufrido ninguna agresión, aunque ha dicho sobre su aspecto: "No la vi arreglada como siempre. Iba más de negro, apagada".

A preguntas de la defensa del otro acusado Albert López, ha explicado que Rosa Peral nunca le había explicado que tuviera problemas con Pedro R. hasta la fecha del crimen, cuando ella explicó que se fue de casa tras una discusión de pareja.

'CUIDADO, QUE TE PUEDEN DETENER'

Otro testigo, compañero de trabajo de los dos acusados en la Guardia Urbana de Barcelona, ha explicado que entabló relación con Peral a partir de la muerte de Pedro R., y estaba con ella cuando sospechó que la podían relacionar con el crimen: "Cuidado, que te pueden detener", le advirtió.

Fue cuando recibió una llamada por un proceso anterior - por la difusión de una foto sexual de ella- en la que su abogado le comunicó que no podría representarla por incompatibilidad, por lo que ellos dedujeron que iba a estar personado en el caso de Pedro R., lo que le hizo pensar que la investigación la había relacionado con el crimen.

guardia urbana juicio
Dos de los testigos que han declarado en la tercera sesión del juicio de este miércoles han admitido que la acusada 'estaba con imagen de cadáver y más 'apagada' tras la muerte de la víctima ©Captura de pantalla de Informativos Telecinco

El testigo ha dicho que la primera vez que vio a Peral fuera del entorno laboral fue cuando ella le invitó a cenar a su casa de Cubelles el 5 de mayo: "Estaba con imagen de cadáver. La vi con ojeras, muy pálida y con una expresión de cadáver. No lo pude definir mejor". Durante la semana, notó que Peral tenía miedo de que "la persona que hubiera hecho lo de Pedro R. tendría mucha facilidad de saltar del jardín", y que en los primeros días no hizo referencias explícitas a su miedo hacia Albert López.

Peral sí mostró miedo más adelante, y le explicó que Pedro R, y Albert López discutían a menudo e incluso le enseñó mensajes y mails de este último, que ha calificado como amenazas explícitas, y a preguntas de la defensa de López ha negado que Peral le explicara que había borrado algunos mensajes de esas conversaciones antes de enseñárselas.