El vestido de la discordia en el Parlamento británico: duras críticas a una diputada por ir con un hombro al aire

La afectada, Tracy Brabin, ha respondido con contundencia a este 'ejemplo de sexismo diario al que se enfrentan las mujeres'

2 Minutos de lectura

05 de Febrero 2020 / 00:00 CET E.V.

Tracy Brabin

Tracy Brabin, durante su intervención en la Cámara de los Comunes, este martes, con el polémico vestido

© CordonPress

La diputada laborista Tracy Brabin hablaba desde la tribuna de la Cámara de los Comunes este martes por un asunto muy serio que afecta a un derecho fundamental de la sociedad británica, el de información; en concreto, preguntaba por los periodistas vetados por el Gobierno de Boris Johnson, pero lo que llamó la atención no fue esa cuestión trascendental, sino su vestimenta. Brabin, de 58 años, llevaba un vestido 'midi' negro que dejaba un hombro al descubierto.

Políticos de otros partidos, comentaristas televisivos y decenas de usuarios de redes sociales no vieron con buenos ojos el atuendo y hubo quien tachó a la parlamentaria de "escoria", de ir bebida y con otros graves calificativos a los que ella ha respondido con contundencia, asegurando que no es "ni una golfa" ni "una borracha" y que tampoco "está a punto de dar el pecho".

Aún así se ha visto obligada a dar explicaciones, puesto que las cámaras del interior del Parlamento la captaron saltando en la tribuna, justo antes de comenzar su intervención. La diputada ha señalado que, si se deslizó más el vestido sobre el hombro descubierto, es porque se tuvo que inclinar por el dolor que le producía la lesión que tiene en el tobillo (y por la que lleva escayola).

Entre las numerosas críticas que ha recibido, se encuentran las de la popular comentarista televisiva Carole Malone, quien ha apuntado al "código de vestimenta" parlamentaria: "Si un diputado masculino apareciera en pantalón de chándal, sería criticado y con razón".

  

Brabin, sin embargo, también ha contado con el apoyo de muchos otros ciudadanos e instituciones, como Wome´s Equality Party, que además ha recalcado la importancia de la cuestión que estaba planteando en la Cámara.

La propia afectada ha tenido la oportunidad de defenderse en la BBC, donde ha hablado sobre los 'tuiteros' que han sido tan duros con ella: "Son personas anónimas", comentaba, "a menudo guerreros del teclado" que se sientan en una habitación de casa de su madre, "comiendo fideos y criticando a personas de las que no saben nada".

Para ella no es más que "otro ejemplo del sexismo diario" al que se enfrentan las mujeres. En ITV, otra cadena de televisión del país, Tracy Brabin ha sido más incisiva: "Pretenden controlar a las mujeres y silenciarlas, pero a mí no me van a silenciar".