1. home
  2. /Noticias

El botón del pánico de Tinder: cuando la seguridad entra en conflicto con la privacidad

Las últimas funciones implementadas por la app de citas plantean dudas sobre el uso de los datos personales de sus usuarios

2 Minutos de lectura
tinder

Las nuevas funciones de Tinder han levantado sospechas sobre el uso de datos privados

© GettyImages

La aplicación de citas más célebre y descargada del mundo también tiene su lado oscuro. Aunque la inmensa mayoría de usuarios utilizan Tinder de forma segura y sin mayores consecuencias, van en aumento los casos en los que alguien que ha concertado una cita a través de la app ha acabado sufriendo algún tipo de violencia, desde agresiones sexuales hasta asesinatos. Precisamente, para aumentar la seguridad y descubrir perfiles falsos (lo que se conoce como catfishing), la aplicación se ha integrado con Noonlight, empresa centrada en la seguridad personal.

La idea detrás de esta integración es que los usuarios de Tinder puedan subir detalles sobre una próxima cita antes de que se produzca, además de otros datos como el nombre, el número de teléfono o información médica. Si se ven inmersos en una situación de peligro pueden pulsar el llamado botón del pánico durante la cita, lo que hará que la aplicación se ponga en contacto con los servicios de emergencia. Si el usuario no puede responder a los mensajes de texto y llamadas telefónicas de seguimiento que se producen a partir de ese momento, el personal de emergencias será enviado automáticamente a su ubicación.

En cuanto a los perfiles falsos, una Inteligencia Artificialse encarga de analizar las fotos que se han subido a Tinder para determinar si el usuario es o no un "catfish", como se llama a los estafadores que crean perfiles falsos en apps y redes sociales para obtener dinero de sus víctimas. Para ello, la aplicación solicita que se suban varios selfies, para poder verificar su identidad. Aquellos que completen el proceso, siempre que la IA determine que son "reales", recibirán una marca de verificación junto a su nombre.

Estas nuevas funciones y requisitos de seguridad pueden solventar algunos de los graves inconvenientes que afectan a este tipo de aplicaciones, pero también conllevan serios problemas de privacidad. La alarma surge porque, para poder acceder a estas nuevas características, estás obligado a descargar otra aplicación de Noonlight. Así, la información sobre las citas puede ser compartida no sólo con los equipos de respuesta a emergencias, sino también con "socios comerciales, proveedores y consultores de Noonlight”, según dicen los términos y condiciones de uso, lo que abre la puerta a que datos muy sensibles acaben en manos de terceros con un objetivo bien distinto a que nos sintamos más seguros.

Noonlight no revela quiénes son sus socios y proveedores, pero se da por hecho que dos de ellos son Facebook y YouTube, con su largo listado de infracciones y problemas de privacidad a sus espaldas. También comparte datos con empresas como Branch, cuyo principal objetivo es ayudar a los desarrolladores y empresas a aumentar los ingresos a través de la publicidad en móviles. Y estas compañías, a su vez, comparten información con su propio conjunto de socios, lo que multiplica la brecha de datos hasta niveles preocupantes.

Noonlight ha asegurado que no comparten información de identificación personal, únicamente cuál es la frecuencia con que se instala la aplicación y en qué dispositivos. Sin embargo, esos datos también pueden servir para identificar y rastrear a los usuarios y sus cuentas. Además, Noonlight mantiene el seguimiento de la ubicación en todo momento y no permite desactivarlo.

Los botones de pánico y la IA de detección de catfishing son sin duda herramientas valiosas, pero no deberían implantarse a costa de la privacidad de los usuarios. Es un problema que no sólo afecta a aplicaciones de desarrolladores que generan poca confianza, como los responsables de FaceApp o Zao, sino que implica a los principales proveedores de servicios de Internet. En el caso de Match Group, empresa matriz de Tinder, es algo especialmente preocupante, dado lo sensible de los datos personales en juego y al hecho de que también es la accionista mayoritaria de la mayoría de las aplicaciones populares de citas, entre ellas Match, PlentyOfFish, Meetic, OkCupid, OurTime, Pairs y Hinge.