1. home
  2. /Noticias

Juicio por el crimen de la Guardia Urbana: Rosa, acusada y novia de la víctima, rompe a llorar

Ella y el otro procesado, Albert López, con quien mantenía, supuestamente, una relación sentimental paralela, se enfrentan a penas de 24 y 25 años de prisión

3 Minutos de lectura
Por E.V., EUROPA PRESS
Rosa Peral

Rosa Peral, en el banquillo de los acusados, escuchaba a su abogada enumerar ciertos planes de futuro con la víctima como prueba de 'la sana relación' que mantenían.

© Captura de pantalla de Informativos Telecinco

Todo parece apuntar a un complicado triángulo amoroso como el móvil del crimen de la Guardia Urbana, llamado así porque tanto la víctima, Pedro P., como los dos acusados (y supuestos amantes), Rosa Peral y Albert López , pertenecían a este cuerpo policial. Este lunes ha comenzado el juicio, en el que Rosa, novia de Pedro cuando sucedieron los hechos, ha roto a llorar cuando su abogada ha enumerado los planes de futuro de la pareja, entre los que estaría tener un hijo.

La letrada ha presentado, como prueba de "la sana relación" de su representada con el fallecido, "un instrumento válido para realizar 50 tests de embarazo" que Rosa habría comprado poco antes del suceso. Ha sido en ese momento cuando ella ha puesto cara de compungida y se ha llevado las manos a los ojos, como si intentara contener las lágrimas.

Con ese gesto se ha mantenido durante el discurso de su defensa, en el que también se ha señalado que la acusada había efectuado un primer pago de un crucero que la pareja tenía pensado realizar unos meses después junto a las hijas de ella.

En el mismo banquillo de los acusados, pero lejos de ella, en la otra punta, se encontraba Albert López. Ambos se acusan mutuamente del crimen: Rosa asegura que Albert estaba obsesionado con ella y no aceptaba su relación con Pedro, por lo que acudió al domicilio de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) y supuestamente cometió el crimen con un hacha.

La versión de López es totalmente contraria y, en su escrito de defensa, asegura que Rosa le confesó que había matado a Pedro R., que le mostró el maletero del vehículo con el cadáver y que ella le explicó que habían tenido una discusión muy fuerte y que su novio la había agredido delante de las niñas, por lo que "ella lo había matado".

Crimen de la Guardia Urbana
Mossos d'esquadra conducen a Rosa Pérez, una de las acusadas por el crimen de la Guardia Urbana©Efe

La cuestión es que ninguno de los dos llamó a la policía. Ella mantiene que no lo hizo porque "Albert López le había confiscado su teléfono móvil y el teléfono fijo de casa no funcionaba; además, el pánico que sentía por lo que pudiera pasar a sus hijas, la paralizaba". Albert, por su parte, argumenta que Rosa decidió "culparle a él" del crimen al ver su indecisión respecto a no delatarla y por el fracaso de sus coartadas iniciales, que buscaban culpar a su exmarido u otros de la muerte de Pedro R.

PLAN PRECONCEBIDO DE LOS DOS ACUSADOS

La Fiscalía, sin embargo, afirma en su escrito de acusación, que los procesados presuntamente mataron a Pedro R. porque llegaron a la conclusión de que, "por diversas razones, obstaculizaba su relación y situación" sentimental, ya que habían sido amantes y supuestamente habían reanudado su relación.

"De común acuerdo y en ejecución de un plan preconcebido", los dos sospechosos presuntamente acabaron con la vida de Pedro R., y después lo trasladaron en el maletero de su coche hasta la zona del pantano de Foix y lo quemaron, según el auto de apertura de juicio oral.

El Ministerio Público pide 24 y 25 años de prisión, respectivamente, para López y Peral al ser presuntamente coautores de un delito de asesinato -con agravante de parentesco para ella-, y también pide para ambos 10 años de libertad vigilada tras cumplir la pena de cárcel.

La familia del asesinado, que pide para ambos 25 años de cárcel, apuntó en su escrito de acusación que uno de los motivos por los que los dos agentes le mataron era que temían que la víctima pudiera "airear y dar publicidad" a datos que implicaban a Albert López en la muerte de un mantero en 2014.

NUEVA PRUEBA

Al comenzar las sesiones el lunes, la Fiscalía también puede pedir durante las cuestiones previas que se añada al juicio la información sobre una llamada que los dos acusados realizaron poco antes del crimen, una prueba que puede conectar a ambos con la muerte y ser clave para probar que la planearon.

En las siguientes sesiones del juicio será el turno de los testigos, entre los que habrá mossos d'Esquadra y mandos de la Guardia Urbana, como un intendente mayor -el jueves 13 de febrero, según el guión-. Las sesiones están previstas de lunes a jueves y el juicio durará previsiblemente hasta el 16 de marzo, día para las conclusiones y los informes finales, aunque el guión puede ser alterado a medida que avancen las sesiones.