'Mujeres en la Historia': Beatriz Galindo, La Latina... 'célebre vivirá de gente en gente'

Humanista, benefactora y de extraordinaria cultura, fue preceptora y cercana confidente de la reina Isabel de Castilla

por Daniel Arveras /


Muchos son quienes han escrito sobre esta extraordinaria mujer nacida en Salamanca en 1465 y muy recordada en Madrid, pues aquí vivió muchos años, fundó un hospital, dos conventos, falleció, fue enterrada y su apodo da nombre a una de las zonas más visitadas de la capital de España. Beatriz Galindo fue preceptora y consejera de la reina Isabel de Castilla debido a su amplia cultura y a un excelso conocimiento del latín que trasladó a su majestad y a sus hijas las infantas, convirtiéndose en fiel servidora y cercana confidente. 

Beatriz Galindo

Beatriz Galindo, La Latina, fue una humanista, benefactora y de extraordinaria cultura que se ganó la confianza de la reina Isabel de Castilla (Daniel Arveras)

Dada su condición de escogida e ilustre cortesana, no es de extrañar que en su matrimonio tuvieran mucho que ver los monarcas. Francisco Ramírez de Madrid, "el artillero", uno de los más fieles, competentes y poderosos capitanes del rey Fernando fue el elegido para desposar a la protegida y muy querida servidora de la reina Isabel. El matrimonio apenas duró diez años (1491-1501) debido a la trágica muerte en combate del capitán en la sierra Bermeja de Malaga. Su cuerpo nunca fue hallado ni recuperado.

RELACIONADO: Juana 'la Beltraneja' o el 'Juego de tronos' hispano

Presentados mínimante -la extensión del artículo me limita- debo decirles que decidí ir a su encuentro una reciente y luminosa mañana de domingo. Así, recordando que allí los había visto hace unos años, me dirigí al museo de San Isidro o de los Orígenes de Madrid, ubicado por supuesto en el castizo entramado urbano de La Latina.

Efectivamente allí estaban los cenotafios de Beatriz Galindo y de su esposo Francisco Ramírez de Madrid. Realizados en alabastro, ella viste manto y se nos presenta en actitud orante con las mandos unidas, mientras el capitán aparece con armadura, su espada en el costado y con un libro en las manos. Si se fijan en algunos detalles verán, como me explicó una amable guía ante mi consulta, que los rótulos y leyendas de ambos están cambiados y mezclados, fruto de los varios traslados, montajes y desmontajes que han sufrido ambos monumentos funerarios a lo largo del tiempo. Un ejemplo bien visible es que a los pies de ella figura, bien legible, "general de artillería"...

Al quedar viuda en 1501 y tras la muerte de la reina Isabel en 1504, Beatriz Galindo decidió consagrar aún más su vida a las obras pías y, en definitva, a favorecer a los pobres y más desheredados de aquel Madrid de comienzos del siglo XVI. Así, concluyó la fundación que ya había iniciado con su marido del hospital y anexo convento de la Concepción Francisca. 

Convento de la Concepción Francisca

Fachada de la iglesia del convento de la Concepción Francisca, de La Latina, en la actualidad (Daniel Arveras)

Ubicado en el actual número 52 de la calle Toledo, muy cerca de la plaza de la Cebada, dos placas nos recuerdan que allí estuvo el conocido pronto como hospital de La Latina. Para este lugar fueron elaborados por encargo de ella los cenotafios que hoy podemos contemplar en el Museo de San Isidro.

RELACIONADO: Más capítulos de la serie 'Mujeres en la Historia'

Posteriormente, en 1509, Galindo fundó otro convento, el de la Concepción Jerónima, derribado también a finales del siglo XIX. En este lugar, bajo el altar mayor, se hallaron sus restos mortales. Hoy en día yacen en un convento de El Goloso, donde se hallan también otros dos cenotafios del célebre matrimonio.

No se sabe qué movió a Beatriz Galindo a encargar la elaboración de dos parejas de monumentos funerarios muy similares, aunque todo parece indicar que pretendía dejar perpetua memoria de sus dos importantes fundaciones en los conventos anteriormente citados.

La Latina es hoy una céntrica e histórica área de Madrid repleta de oferta gastronómica y cultural para madrileños, paseantes y turistas foráneos. De obligada visita por la vida y auténtico sabor de sus calles, plazas, rincones, iglesias, monumentos,... acoge buena parte de los vestigios históricos de aquella villa de Madrid previa a su designación como capital de España en 1561 por el monarca Felipe II.

Cenotafio de Beatriz Galindo

Cenotafio de Beatriz Galindo, que se conserva en el Museo de los Orígenes de Madrid (Daniel Arveras)

Beatriz Galindo fue una gran mujer, humanista, benefactora y de extraordinaria cultura que dejó su impronta para siempre entre sus coetáneos y posteriores habitantes de Madrid hasta llegar a nuestros días. Así lo reflejó certeramente Lope de Vega, el "fénix de los ingenios", en su obra 2Jerusalem conquistada" (1609). Un homenaje bien merecido, sin duda...

"Capitán general murió en Granada
a manos de los moros, cuya vida
honró a Madrid, pero la más honrada
patria ¡cuan presto el beneficio olvida!
Su querida Beatriz, su prenda amada,
por segunda Nicóstrata tenida,
célebre vivirá de gente en gente
con nombre de Latina eternamente".

Posteriormente, don Lope incluyó esta silva en su honor en su obra "Laurel de Apolo" (1630).

"Como aquella Latina
que apenas vuestra vista determina
si fue mujer o inteligencia pura,
docta con hermosura
y santa en lo difícil de la Corte;
mas, ¿qué no hará quien tiene a Dios por norte?"

Termino ya recomendándoles acudir al Museo de San Isidro ubicado en La Latina, en la plaza de san Andrés y junto a la iglesia homómina. Antigua casa de los Vargas, aquí dicen que vivió un modesto agricultor en el siglo XII, el que sería luego San Isido labrador...

Daniel Arveras es periodista y escritor. Su último libro es "Conquistadores olvidados. Personajes y hechos de la epopeya de las Indias".