El helicóptero de Kobe Bryant carecía de una alarma de proximidad a tierra que hubiera avisado al piloto

La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte revela nuevos datos sobre el accidente

por D.G.B. /


Investigadores de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTBS por sus siglas en inglés) han informado este martes de que el helicóptero en el que Kobe Bryant, su hija Gianna y otros siete ocupantes carecía de un sistema de alarma de proximidad a tierra que podría haber avisado al piloto quien, no obstante, hubiera tenido que esquivar varios obstáculos a una gran velocidad. 

Accidente

Los equipos de investigación de Kobe Bryant siguen trabjando sobre el terreno (Getty Images). 

Según explicó Jennifer Homendy en una rueda de prensa, se trata de un equipamiento que su organismo ya recomendó hace años incorporar a la normativa para que fuera obligatorio en los helicópteros con seis ocupantes o más. Los datos indican que el helicóptero se encontraba a 2.300 pies de altura (700 metros) cuando perdió la comunicación y estaba descendiendo rápidamente, por lo que el choque fue de alto impacto.

RELACIONADO: Los Lakers rompen su silencio 

"La velocidad de descenso del helicóptero fue de más de 2.000 pies por minuto. Sabemos que fue un accidente de alto impacto", declaró. Sin embargo, Homendy explicó que el helicóptero estuvo a "entre 20 y 30 pies" (6 y 9 metros) de evitar el accidente, es decir, de eludir la colina con la que finalmente impactó.

Loading the player...

 

Rodeado de una espesa niebla que dificultaba la visibilidad aquel día, sigue sin estar claro si el piloto conocía bien el terreno y si se vio desorientado. Sí se sabe por su conversación con la torre de control, hecha pública por el sitio web liveatc.net, que solicitó y se le concedió autorización para volar bajo las Reglas Especiales Visuales de Vuelo (SVFR, en sus siglas en inglés) y que, posteriormente, pidió un seguimiento hasta que perdió la conexión. 

Kobe y su hija Gianna

Mural en homenjae a Kobe Bryant y su hija (Getty Images). 

Los investigadores han reogido todos los componentes necesarios para continuar con la investigación, y un iPad y un teléfono móvil que podrían ayudar a tener más información sobre lo acontecido, según Homendy. La NTSB, encargada de investigar los accidentes de transporte en EEUU, publicará un primer informe preliminar en 10 días con "información de hechos" y el final en 12 o 18 meses desde el accidente, en el que se incluirá la causa del percance y recomendaciones para que no vuelva a ocurrir uno similar.

RELACIONADO: Un viaje habitual que se tornó funesto

Por otro lado, el Departamento de Medicina Forense del Condado de Los Ángeles anunció que los cuerpos de los accidentados ya se han recuperado y se han comenzado las labores de identificación. Mientras tanto, sobre el amplio terreno en el que que han quedado esparcidos los restos del avión se ha desplegado vigilancia para evitar que los curiosos accedan al lugar.