Donald Trump propone una solución para Oriente Medio ajustada a los intereses de Israel

Este plan otorgaría a Israel el control íntegro de Jerusalén como capital y le permitiría anexionar el valle del Jordán, que ocupa alrededor del 30 % de Cisjordania

por EFE /


El presidente estadounidense, Donald Trump, ha desvelado su plan de paz para Oriente Medio, una "solución de dos Estados realista" que favorece los intereses de Israel y ofrece a los palestinos una soberanía limitada sobre su futuro país al tiempo que deja intactos los asentamientos israelíes. El plan de Trump, que se topó con el rechazo inmediato de los líderes palestinos, otorgaría a Israel el control íntegro de Jerusalén como capital y le permitiría anexionar el valle del Jordán, que ocupa alrededor del 30 % del territorio palestino de Cisjordania, una posibilidad que la ONU considera ilegal.

Donald Trump

Donald Trump propone una solución para Oriente Medio ajustada a los intereses de Israel (EFE).

El presidente de EE.UU argumentó que su plan de paz, que tardó más de dos años en presentar, es "diferente" del de sus predecesores porque contiene muchos más detalles "técnicos" de partida, con 80 páginas de propuesta. "Esta es la primera vez que Israel ha autorizado la publicación de un mapa conceptual que ilustra las concesiones territoriales que está dispuesto a hacer para conseguir la paz", subrayó. Ese mapa, que publicó poco después en su cuenta de Twitter, muestra un Estado palestino contenido casi por completo dentro de Israel, con la única excepción de la frontera de Gaza con Egipto y la pérdida del valle del Jordán, un territorio fértil y fronterizo con Jordania y el Mar Muerto que quedaría bajo soberanía israelí.

RELACIONADO: Estados Unidos calificó de 'legales' los asentamientos israelíes en Palestina pese al dictamen de la ONU

"Israel retendrá el control de seguridad en toda el área al oeste del río Jordán, lo que nos dará una frontera oriental permanente para poder defendernos", celebró Netanyahu, que incluyó el año pasado la anexión de ese valle entre sus promesas electorales. El mapa contempla la conexión de los territorios palestinos de Gaza y Cisjordania mediante un túnel de alta velocidad, y acceso a "algunas instalaciones" en los puertos mediterráneos israelíes de Haifa y Ashdod, además de dos conexiones terrestres con Jordania. También amplía Gaza con la creación de una zona industrial y otra agrícola sin frontera con Egipto, pero no exige a Israel que acabe con "ningún asentamiento" en territorio palestino ocupado.

RELACIONADO: Al menos un cohete impacta dentro de la Embajada de EE. UU. en Bagdad

Donald Trump dejó claro que su propuesta contempla a Jerusalén como "capital íntegra" de Israel, y generó confusión al prometer al mismo tiempo que los palestinos podrían instalar la suya en la zona oriental de esa ciudad. La letra pequeña del plan aclara que la capital palestina solo podría ubicarse en las afueras de Jerusalén, "al este y al norte de la barrera de seguridad actual" de la zona oriental de la ciudad, y llamarse Al Quds (Jerusalén en árabe). Además, el proyecto implica que "el Estado de Palestina debe estar completamente desmilitarizado y permanecer así", con solo un cuerpo encargado de la seguridad interna y antiterrorismo.

CUATRO AÑOS DE PLAZO

Aunque pocos confían en que prospere, la propuesta del presidente sorprendió a algunos analistas, que esperaban un documento menos ambicioso en cuanto a los detalles de los dos futuros Estados. Sin embargo, muchos coincidieron en que el texto, presentado a cinco semanas de las elecciones en Israel y a nueve meses de las de EE.UU, es sobre todo un intento de reforzar a Donald Trump entre sus votantes evangélicos en un momento de juicio político en Washington y fortalecer a Netanyahu, acusado de cargos de corrupción. El presidente palestino, Mahmud Abás, calificó el plan como "la bofetada del siglo" y dijo "mil veces que no" a la propuesta, pero Trump apostó por el largo plazo y le dio cuatro años para superar sus reservas y sentarse a la mesa de negociación.

RELACIONADO: Más noticias acerca de Donald Trump en 'Tu Otro Diario'

El mandatario prometió a los palestinos una inversión de 50.000 millones de dólares para duplicar su PIB y crear un millón de empleos, pero exigió a cambio un alto el fuego con Israel, cambios en su estructura de Gobierno y la desmilitarización de Gaza. "Realmente no importa lo que digan los palestinos a corto plazo, vamos a mantener esta opción abierta para ellos durante cuatro años", dijo a los periodistas el embajador estadounidense en Israel, David Friedman. Un punto clave en el plan diseñado por el yerno y asesor de Trump, Jared Kushner, era reclutar a países árabes para que convenzan a los palestinos de negociar, y tres reinos del Golfo Pérsico mostraron su apoyo implícito al enviar a sus embajadores a la Casa Blanca: Omán, Baréin y Emiratos Árabes Unidos.