Xiaomi Huami Amazfit T-Rex, un smartwatch asequible diseñado para los más aventureros

Llega a España uno de los relojes inteligentes más resistentes del mercado gracias a sus 12 certificaciones militares

2 Minutos de lectura

30 de Enero 2020 / 00:00 CET

Amazfit T-Rex

El Amazfit T-Rex está diseñado para resistir en los ambientes más adversos.

© Huami

Los smartwatches se han convertido en muy poco tiempo en uno de los gadgets estrella del mercado tecnológico y, como en todo, la competencia obliga a cada marca a buscar dispositivos que marquen la diferencia en algún aspecto, más allá del diseño exterior. En el caso del Huami Amazfit T-Rex, que a partir de esta semana está disponible en España a través de AliExpress Plaza, el enfoque tiene que ver con la durabilidad y la resistencia de un terminal pensado para los amantes de los deportes extremos y de aventura.

Bajo su carcasa de polímero plástico ultrarresistente, el Amazfit T-Rex esconde un GPS/GLONASS, BioTracker (sensor de ritmo cardíaco), Bluetooth 5.0 y una batería que, según Huami, dura 20 días de uso normal con una sola carga (hasta 66 días si se usa sólo como reloj). Pero lo que lo hace verdaderamente diferente es que cuenta con el estándar de resistencia militar MIL-STD-810G, para lo que ha debido superar 29 pruebas de todo tipo, que lo convierten en todo un fortín frente al polvo, la arena, el agua, las temperaturas extremas, los golpes y la humedad.

Entre los ejemplos que ponen desde Huami, el reloj resiste a ambientes entre 70 y -40 grados, hasta 240 horas en medios húmedos y hasta 50 metros de profundidad en el agua, donde resiste hasta 5 atmósferas. El agua salada tampoco es problema, ya que está preparado para inmersiones en el mar.

La primera sensación es que se trata de un dispositivo muy grande, no apto para muñecas delgadas, pero su ligereza (apenas 58 gramos) ayuda a que no resulte molesto. La pantalla circular AMOLED de 1,3 pulgadas, protegida con Gorilla Glass 3 y con capa antihuellas, tiene una resolución de 360 x 360 píxeles, más que suficiente para mostrar con nitidez gráficos a todo color. La correa del modelo básico es de silicona, pero se puede cambiar por otras opciones más “lujosas”. Cuenta con dos botones a cada lado, lo que da la posibilidad de navegar por la interfaz incluso con guantes.

Entre otros elementos no tan comunes en la mayoría de relojes inteligentes, el Amazfit T-Rex cuenta con acelerómetro de tres ejes, sensor geomagnético y de luz ambiental, además de 14 modos de entrenamiento. Los básicos, como correr, caminar, bicicleta y natación, se amplían con funciones que tienen en cuenta la escalada, el esquí o el modo triatlón, que llegará en unos meses a través de una actualización.

Para monitorizar todo el esfuerzo realizado, el fabricante recomienda vincularlo vía Bluetooth con cualquier móvil Android 5.0 o iOS 10.0 o superior y utilizar la app de Amazfit, que también permite controlar las notificaciones, alertas de actividad, personalizar el aspecto del reloj y muchas otras opciones.

En definitiva, se trata de un smartwatch muy asequible (139 euros) para las prestaciones que ofrece, que busca hacerse un hueco en el mercado dirigiéndose a un nicho de público muy especializado, que demanda características específicas para poder disfrutar de sus deportes favoritos sin miedo a quedarse sin reloj.