Cinco razones por las que 2020 puede ser el primer año que usemos más la tablet que el PC

El cambio de década podría suponer también un cambio en el uso de los dispositivos

por Juan Antonio Marín /


Ya ha empezado el año 2020 y quién sabe si será este el primer año real de la era post-pc. El ritmo de compra de este tipo de dispositivos no hace más que crecer y lo cierto es que muchos de ellos ya pueden ser unos dignos sustitutos del ordenador de sobremesa o portátil. Entonces, ¿debe todo el mundo lanzars a la piscina de las tablets? Depende, como decía la canción. Vamos a ver cinco razones por las cuales esto podría ser una ventaja.

Tablet

Una persona usando una tablet (Unsplash).

Haz lo que quieras, donde quieras

Una de las mayores ventajas de las tablet es que son dispositivos muy compensados en cuanto a tamaño y prestaciones. Dependiendo del modelo que se elija, claro está. Un dispositivo de 10-11 pulgadas es perfecto para leer por la noche en la cama, ver vídeos en el sofá sin dejarse los ojos, llevarlo al trabajo para entretenerse en el metro o incluso usarlo como herramienta de trabajo o de estudio.

RELACIONADO: Seis meses usando un iPad Pro como ordenador portátil: esto es todo lo que puede ofrecer

Así que esta sería la primera de las razones: la portabilidad. En la mayoría de ocasiones, interactuar directamente con los dedos sobre una pantalla resulta mucho más natural y rápido para según que cosas que iniciar el ordenador para, por ejemplo, consultar algo en internet o ver el correo. Definitivamente, las acciones sencillas han quedado relegadas al smartphone y a la tablet. Además, la batería, optimizada para este tipo de dispositivos, suele durar mucho más que la de un portátil, ofreciendo hasta una jornada entera sin cargar.

Precio más económico

Depende del modelo y el fabricante, pero en la actualidad podemos encontrar una amplia gama de tablets con precios muy competitivos que pueden ser el compañero perfecto de cualquier tipo de usuario. ¿Que alguien la necesita para estudiar? Añadimos un teclado bluetooth. ¿Que la pasión del usuario es el arte y dibujar? Se puede comprar un lápiz óptico por separado y asunto arreglado. ¿Que se usa como principal herramienta de trabajo? Un disco duro portátil y a funcionar.

Como vemos, las posibilidades están ahí y cada usuario debe definir el uso que más le interesa. Aún así, y teniendo en cuenta dispositivos de gama media y alta y aunque muchas ya son tan potentes que se equiparan en precio (y prestaciones) a los portátiles (iPad Pro o Surface) la mayoría de tablets siguen siendo más económicas que los ordenadores.

Aplicaciones para todo

Los usuarios tanto de iOS como de Android están muy acostumbrados a que la mayoría de sus acciones pasan por una app. Hay muchos que ya han aprendido así y ni siquiera se plantean otras posibilidades, si no existe la app, no saben realizar la acción. Los desarrolladores son conscientes de esto y se afanan en crear aplicaciones para casi todo, ampliando así los horizontes de estas pantallas, que antes solo eran un teléfono móvil más grande y que ahora permiten editar vídeo, fotos, editar todo tipo de documentos y servir como dispositivo para consumir contenidos.

Facilidad de uso

Por último, en reglas generales, si sabes utilizar un teléfono móvil sabes usar una tablet. Algo que no ocurre con los ordenadores, donde el funcionamiento básico (instalar o desisntalar aplicaciones, aprender los comandos, etc) puede llegar a resultar frustrante para algunos usuarios. La tablet brinda esa oportunidad de hacerlo todo de manera más sencilla y parecida a las aplicaciones móviles, aunque muchas de ellas ya sean incluso más potentes que las de escritorio.

¿Futuro móvil o presente móvil?

En conclusión, 2020 será el año en el que la mayoría de personas opten por sacar todo el partido a sus dispositivos móviles, relegando portátiles y ordenadores de sobremesa a las ‘tareas pesadas’ para las que realmente haga falta potencia bruta y aplicaciones muy específicas (programación, edición de vídeo en HD, etc). Para todo lo demás, la tablet es la respuesta, sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de las webs y las apps ya funcionan para dispositivos 'móviles'. Así que más que futuro, son el presente.