La increíble labor de una esteticista con la que mujeres sin hogar vuelven a sentirse especiales

Una tragedia personal llevó a esta profesional a dedicarse de lleno a ayudar a los más necesitados

por Tu Otro Diario, Ediziones /


Shirley Raines, esteticista de profesión, realiza una labor única con mujeres sin hogar: les devuelve la autoestima. Tras soportar una dolorosa pérdida, la de su hijo, surgió en ella la necesidad de encontrar un propósito en la vida y lo encontró en la calle, ofreciendo comida a las personas sin hogar. Esto es lo que estuvo haciendo durante un tiempo hasta que se dio cuenta de que muchas mujeres se mostraban más interesadas en el color de su cabello que en la comida que Shirley les ofrecía, así que decidió ofrecer sus servicios como esteticista.

Shirley Raines

Shirley Raines, fundadora de la organización sin ánimo de lucro Beauty 2 The Streetz, maquilla a una mujer sin hogar (Beauty 2 The Streetz)

"No todas las princesas viven en castillos, algunas viven en la calle". Con esta frase, Raines define su encomiable trabajo humanitario, que desempeña en Skid Road, un barrio situado en el centro de Los Ángeles (Estados Unidos), famoso por ser el 'hogar' de las personas que no tienen una vivienda.

RELACIONADO: ¿Por qué no se habrá hecho antes? El brillante proyecto que devuelve la sonrisa a personas sin hogar

Tras un tiempo ayudando en solitario, fundó una organización sin ánimo de lucro llamada Beauty 2 The Streetz, que cada fin de semana sale a las calles con un equipo de voluntarios con el objetivo de restaurar la confianza de estas mujeres que lo han perdido todo.

Shirley Raines y mujer sin hogar

Shirley (a la derecha) abraza a una de las mujeres a las que ha atentido en su admirable salón de belleza (Beauty 2 The Streetz)

Desde sus comienzos, hace ahora cuatro años, ha ayudado a más de 800 personas. Además de maquillaje o un recogido, Beauty 2 The Streetz proporciona alimentos, duchas, servicios de peluquería (lavados y tinte), pelucas y, por supuesto, conversación, conexión humana para que estas personas tengan un sentido de pertenencia a un grupo.

RELACIONADO: Así es como la mujer sin hogar que cantaba ópera en el metro ha salido de la indigencia gracias a las redes

Para la fundación, un simple peinado, una ducha o llevar maquillaje ayuda a mejorar la autoestima, y esto se traduce, a la larga, en confianza para afrontar cualquier reto que se propongan y quizás, por qué no, de salir de la dura vida en la calle.