'Infantas españolas': Pilar de Borbón, genio y figura

Fue un referente familiar e institucional en los años del reinado de don Juan Carlos

por Cristina Barreiro, Universidad CEU - San Pablo /


La Infanta Pilar de Borbón se convirtió en uno de los miembros más carismáticos de la Familia Real. De imponente presencia, voz grave y extremadamente puntual (como todos los Borbones) tuvo una vida marcada por el exilio, la figura de sus padres –los Condes de Barcelona-, su familia y el reinado de su hermano don Juan Carlos I. Casada por amor y volcada en el cuidado de sus hijos tras una prematura viudedad, doña Pilar no dejó de faltar a ninguna convocatoria del rastrillo de Nuevo Futuro de la que era alma y motor. Quisieron convertirla en Reina de los Belgas, pero ella -de carácter explosivo- siempre antepuso sus sentimientos y convicciones personales. Amante de los toros, la gastronomía y el deporte, fue un pilar en la vida de los más próximos, una “persona irremplazable” en palabras de su familia y un personaje que dejó su huella imborrable en la galería de Infantas españolas. 

Loading the player...

 

Nació en Cannes, en el exilio. Era el 30 de julio de 1936. En España, apenas unas semanas atrás, acababa de comenzar la Guerra Civil. El fracaso de la Segunda República había provocado el levantamiento de una parte del Ejército contra un régimen político que giraba hacia un Frente Popular cada vez más radicalizado. Alfonso XIII, abuelo de la nueva Infanta, vivía en el exilio desde que el abril de 1931 unas elecciones municipales terminaron con la Monarquía. Pilar, era la primogénita de don Juan de Borbón, depositario de los derechos dinásticos españoles desde la renuncia de sus hermanos mayores Alfonso y Jaime. Su padre, quiso enrolarse en las filas nacionales, pero Franco, por aquellas fechas ya proclamado generalísimo y Jefe del Estado, rechazó el ofrecimiento. 

RELACIONADO: Mercedes de Borbón y Orleans, taurina y bética

El matrimonio formado por Don Juan y Doña María de las Mercedes (también Infanta española) pasó temporadas en Roma, donde nacieron el resto de sus vástagos, viendo como en España, tras el final del conflicto civil, se establecía un modelo de corte autoritario que no dejaba paso a la Restauración pretendida por tantos monárquicos. La familia pasó también tiempo en Lausana (Suiza), cerca de la Reina Victoria Eugenia y en los días finales de la Segunda Guerra Mundial, desde donde se abogó por un rápido restablecimiento de la Monarquía. La opción, no era todavía viable.

donapilar-gtres

Doña Pilar deja una huella imborrable entre las infantas españolas (Gtresonline). 

Estoril, cerca de Lisboa, fue la alternativa elegida por el pretendiente para establecer su residencia definitiva. Estarían más cerca de España. Doña Pilar acudía al colegio de las Esclavas del Sagrado Corazón. Hablaba inglés, francés, italiano, también portugués y realizó estudios de enfermería. Su puesta de largo, celebrada en Villa Giralda en 1954, fue todo un acontecimiento social que congregó a los centenares de fieles que simpatizaban con la causa de “Juan III”. 

RELACIONADO: Todos los artículos de la serie Infantas 'españolas'

La primera vez que pisó suelo español fue en 1957. Tenía 21 años y lo hizo para acudir al entierro de su abuela, doña Luisa de Orleans (madre de Doña María de las Mercedes). En el país todavía mandaba el General, aunque lo cierto es que España se definía como “Reino”. Desde entonces, la Infanta Pilar, siempre poco presumida, se convirtió en una de la solteras casaderas con más postín de la realeza. Dicen, y así lo ha manifestado la propia protagonista además del fiel Pedro Sainz Rodríguez, que intentaron emparentarla con Balduino de Bélgica, aunque esté se decantase finalmente por la apocada Fabiola de Mora y Aragón, mucho más domable que la recia Infanta Española. 

Dqueues de Badajoz

Los duques de Badajoz, Pilar de Borbón y Luis Gómez Acebo, en 1960 (Gtresonline). 

Doña Pilar de Borbón se casaría “por amor” con el abogado Luis Gómez-Acebo, nieto del marqués de Cortina, ministro liberal de Fomento y Marina en el Reinado de Alfonso XIII. La boda se celebró en el Monasterio de los Jerónimos de Belém (Lisboa) y la novia lució para el casamiento, la impresionante tiara rusa realizada para la Regente María Cristina de Habsburgo y hoy en el joyero de la Familia Real Española. El matrimonio se instaló en España y tuvieron cinco hijos. Ella, por tratarse de un “matrimonio morganático”, tuvo que renunciar a unos derechos sucesorios que, de no producirse y haberse procedido a la sucesión dinástica en forma y orden (eliminando el derecho de primogenitura del varón sobre la hembra), tal vez la hubiesen acercado a la corona. Ella, campechana y directa, siempre rehusó.

RELACIONADO: Isabel de Borbón, 'la Chata', la más castiza

Doña Pilar de Borbón fue un referente familiar e institucional en los años del reinado de don Juan Carlos. Amante del deporte y especialmente de la hípica, se convirtió en el motor de la ONG Nuevo Futuro, desde la que, año tras año, impulsó el Mercadillo solidario en una cita navideña a la que jamás faltó. Ni siquiera cuando la enfermedad comenzaba a hacer estragos en esta personalidad espontánea y regia, con la que se la recordará siempre.