Mascarillas de alta tecnología para combatir los efectos de la alta contaminación

Un respirador transparente puede ser la solución definitiva frente a la concentración de gases nocivos para la salud en las grandes ciudades

por Ismael Marinero /


Los crecientes niveles de contaminación del aire son preocupantes y están detrás de buen número de enfermedades respiratorias y coronarias, algunos tipos de cáncer y, según datos de la OMS, provocan hasta 7 millones de muertes anualmente en todo el mundo. La imagen habitual de las ciudades asiáticas, con miles de peatones y ciclistas portando mascarillas para protegerse de los gases contaminantes, es cada vez más frecuente en otras latitudes, lo que hace patente la necesidad de aplicar las últimas tecnologías para paliar los efectos de las partículas más dañinas para la salud.

Atmos-Faceware

El diseño futurista es uno de los aspectos más llamativos del Atmos Faceware (Ao Air).

La empresa neozelandesa Ao Air acaba de presentar su particular solución de aspecto futurista contra la contaminación, llamada Atmos Faceware. A diferencia de la mayoría de mascarillas y filtradores de aire disponibles en el mercado, esta máscara que cubre la nariz y la boca no requiere un sello hermético para ser efectiva. El vello facial, el sudor y otros factores que suelen impedir el sellado no obstaculizan en este caso la función de Faceware, ya que la idea es permitir que el aire limpio y fresco salga cómodamente de la mascarilla alrededor de la cara, creando un flujo de salida continuo y unidireccional que mantiene fuera el aire exterior.

RELACIONADO: El papel de la tecnología en la lucha contra el cambio climático

El dispositivo cuenta con un sistema de ventiladores que se adaptan a la respiración del usuario, mientras que, simultáneamente, limpian el aire entrante a través de un sistema de filtración multietapa. El primer filtro elimina las partículas más grandes, mientras que el nano-filtro activo proporciona una total protección contra las partículas finas de polvo, polen y ceniza. También incorpora otro aspecto novedoso: es transparente y se apoya en el puente de la nariz, permitiendo que se vea la cara completa del usuario.

Ao Air afirma que el Atmos Faceware es capaz de limpiar el aire a más de 240 litros por minuto, lo que lo convierte en 50 veces más efectivo que otros diseños de la competencia. La batería de ion-litio incorporada puede durar hasta cinco horas, dependiendo de la capacidad pulmonar del usuario, su actividad física y la calidad del aire, y los filtros aguantan alrededor de un mes, también dependiendo del grado de contaminación ambiental.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

El anuncio de Ao Air es de lo más oportuno, teniendo en cuenta los enormes incendios forestales que se están produciendo en Australia y la creciente preocupación por el cambio climático, que provocará que las temporadas de incendios sean más largas y más intensas. El aire cargado de contaminantes causado por las llamas y el humo es muy peligroso y puede por sí solo exacerbar el asma y otras enfermedades respiratorias. Los incendios tampoco son la única manera en que el cambio climático puede afectar a los niveles de contaminación: temperaturas más altas pueden significar más aire estancado y más ozono obstruyendo el aire a pie de calle.

El gran punto en contra de este revolucionario dispositivo es sin duda su elevado precio. Las primeras unidades, que empezarán a distribuirse a partir de julio, costarán 350 dólares, cantidad prohibitiva precisamente para quien más lo necesita, la clase trabajadora de las grandes ciudades de países como India o China. Queda por ver si la producción a gran escala consigue reducir esa cifra inicial y si el ejemplo del Atmos Faceware lo siguen otras empresas de la competencia, lo que podría abaratar el precio de venta al público.