Woven City, la ciudad del futuro según Toyota

El fabricante de automóviles planea construir una urbe sostenible e hipertecnológica como campo de pruebas ideal para sus productos y prototipos

por Ismael Marinero /


Toyota investiga y pone a prueba sus avances en robótica, ciencia de los materiales, conducción automatizada y tecnología de combustibles alternativos en laboratorios de todo el mundo. Ahora, el fabricante de automóviles japonés va a iniciar un proyecto mucho más ambicioso: construir una ciudad experimental al pie del monte Fuji, donde 2.000 personas vivirán y trabajarán rodeadas por los proyectos y prototipos de la compañía, incluyendo sus robots y lanzaderas autónomas e-Palette, que se presentarán en sociedad en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio.

Toyota-ciudad-futurista

Woven City tendrá una capacidad inicial de 2.000 habitantes (Toyota / BIG).

La ciudad abarcará 70 hectáreas en el lugar donde actualmente se encuentra una fábrica que está a punto de cerrar y empezará a construirse a finales de este mismo año. Su nombre, Woven City (Ciudad Tejido) es una referencia a los orígenes de Toyota como fabricante de telares. El encargado de su diseño será BIG, el estudio del arquitecto danés Bjarke Ingels, responsable de edificios tan icónicos como la nueva sede de Google en Mountain View o Two World Trade Center, uno de los rascacielos que sustituyen a las Torres Gemelas en Nueva York.

RELACIONADO: Neom, la ciudad futurista de Arabia Saudí

"Las soluciones de movilidad conectadas, autónomas, sin emisiones y compartidas están destinadas a desencadenar un mundo de oportunidades para nuevas formas de vida urbana", dijo Ingels en la presentación del proyecto, que tuvo lugar en el CES de Las Vegas. Por su parte, el director general de Toyota, Akio Toyoda, describió la visión utópica de Woven City como un "campo de sueños personal" y aseguró que será “totalmente sostenible”.

El plan urbanístico de la ciudad incluye tres tipos de calles, dependiendo de su uso: uno exclusivo para vehículos rápidos, otro para vehículos lentos, soluciones de movilidad personal y peatones, y una suerte de parque lineal sólo para peatones. Todas se entrelazan para formar un patrón de cuadrícula orgánica, diseñado para ayudar a acelerar la eficacia de los coches autónomos. Para que los residentes se desplacen por la ciudad sólo se permitirán vehículos autónomos y con cero emisiones.

movilidad-Toyota

La vegetación tendrá mucho protagonismo en la ciudad diseñada por Bjarke Ingels (Toyota / BIG).

Los edificios serán en su mayoría de madera para minimizar la huella de carbono, utilizando la carpintería de madera tradicional japonesa combinada con métodos de producción robóticos. Los tejados se cubrirán con paneles fotovoltaicos para generar energía solar, que se sumará a la energía generada por pilas de combustible de hidrógeno. En cuanto a la vegetación, la idea es que esté muy presente en toda la ciudad, tejiendo un entramado de plantas cultivadas con métodos hidropónicos.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

La ciudad contará con espacios diseñados para unir a la comunidad como pequeños parques en cada vecindario, pero también una gran zona recreativa ajardinada, además de una plaza central para eventos y reuniones sociales. Las viviendas estarán equipadas con lo último en robótica del hogar para ayudar en la vida diaria. Los hogares utilizarán Inteligencia Artificial basada en sensores para comprobar la salud de sus ocupantes, atender sus necesidades básicas y mejorar su vida cotidiana a través de la interconexión entre los distintos dispositivos inteligentes. Es el Internet de las Cosas llevado hasta su máxima expresión.