Los vecinos del garaje de Santander sobre el que se ha hundido un parque habían denunciado problemas técnicos

El derrumbe no ha provocado víctimas, pero sí cuantiosos daños materiales, y ahora las miradas están puestas en la estabilidad de las viviendas vecinas

por Tu Otro Diario, Europa Press /


Los propietarios de plazas en el parking subterráneo sobre el que se ha hundido el parque infantil de Nueva Montaña, en Santander, habían denunciado filtraciones de agua en los forjados de la parte derrumbada. Habían ganado el juicio y estaba previsto que las obras comenzaran en febrero. El derrumbe no ha originado víctimas personales, lo que los vecinos han calificado de "milagro", dado que en la zona viven alrededor de 500 personas y todas las viviendas tienen garaje.

Loading the player...

 


El consejero de Obras Públicas, José Luis Gochicoa, ha informado de que ninguno de los diferentes peritajes realizados para solucionar el problema de filtraciones que motivó la reclamación judicial de los vecinos alertaba de la existencia de un "riesgo estructural". Según los primeros cálculos, la zona afectada por el hundimiento tiene una extensión cercana a los 1.800 metros cuadrados y el número de plazas de aparcamiento que han resultado damnificadas, a falta de concretar el número de vehículos que se encontraban estacionados en el momento del derrumbe, ronda el centenar (de un total de unas 500).

RELACIONADO: Más noticias de sucesos en 'Tu Otro Diario'

Todo parece indicar que el peso de la tierra del parque infantil podría ser la causa del hundimiento, aunque deberán ser técnicos del Ayuntamiento de Santander y del Gobierno de Cantabria los que determinen qué es lo que lo provocó. El consejero ha explicado que se debería a una "sobrecarga" en la placa del forjado por el peso de la tierra humedecida. "En teoría eso tendría que estar calculado para estos menesteres y es lo que vamos a comprobar", ha añadido.

Mientras se estudia el motivo, todas las miradas están puestas en la estabilidad de las viviendas de la zona. La alcaldesa de Santander, Gema Igual, ha señalado que no se han desalojado las viviendas "porque no hay peligro en este momento, según los técnicos, y tampoco hay que alarmar". Ella y el resto de autoridades cántabras han tranquilizado a los vecinos porque, aún falta la confirmación oficial, la cimentación no presenta alteraciones y no hay riesgo de derrumbe.

Ambos han asegurado que su prioridad es "dar una solución al problema" y que los vecinos recuperen su entorno "lo más pronto posible". Los Bomberos de Santander están apuntalando el área afectada. "Nos ponemos manos a la obra para atender a todo el mundo, no nos vamos a esconder y lo primero va a ser dar una solución a este problema desde el Gobierno", ha señalado Gochicoa.

El presidente regional, Miguel Ángel Revilla; el vicepresidente, Pablo Zuloaga, y la consejera de Presidencia e Interior, Paula Fernández Viaña, responsable del área de Protección Civil, también se han acercado hasta el lugar de los hechos para comprobar el alcance del suceso.

INVESTIGACIÓN Y REPARACIÓN DE DAÑOS

El Gobierno de Cantabria, que trabaja en coordinación con el Ayuntamiento de Santander, ya se ha puesto en contacto con una empresa para proceder a la extracción de los materiales y también con los adjudicatarios del proyecto, la UTE Dragados-Ascan. Asimismo, y sin perjuicio de los informes que realicen los técnicos, el Ejecutivo ha encargado una valoración independiente que ayude a esclarecer lo ocurrido. Gochicoa ha incidido en que, antes de iniciar la investigación, la prioridad en estos momentos es asegurar la zona y confirmar que no se han producido daños personales.

Parque hundido sobre un parking en Santander

Imagen del parque infantil de Nueva Montaña, en Santander, tras el derrumbe (Europa Press)

Sobre la reparación de daños, ha explicado que ésta corresponde al promotor, en este caso la empresa Gesvican, pero, si se demuestra que el colapso se ha producido como consecuencia de un fallo en el proyecto inicial o en la ejecución del mismo, la Administración puede exigir las responsabilidades oportunas.

RELACIONADO: Más noticias sobre Cantabria en 'Tu Otro Diario'

Por su parte, la alcaldesa ha destacado que "lo primero que debemos saber es qué ha pasado y eso lo tendrán que decir los técnicos", destacando la "disposición" del Gobierno de Cantabria. "Trabajaremos duramente para que pueda estar perfecto lo antes posible y conocer las causas", ha asegurado la regidora. 

LOS VECINOS

En declaraciones a Europa Press, Beatriz, vecina de un inmueble colindante, ha asegurado que el hecho de que no haya que lamentar víctimas en este derrumbe que se ha producido sobre las 6.20 horas es un milagro. "Somos 500 vecinos los que vivimos aquí y todos tienen debajo su garaje. Y que no haya pasado nada, pues es un milagro". En este sentido, ha comentado que su cuñada suele coger el coche a las 6.30 horas para ir a trabajar y llevar al niño a la guardería. "Y casualidad de que hoy no trabaja por la mañana, trabaja por la tarde. Le habían cambiado el turno".

Beatriz también ha visto a un ciclista que iba a entrar al parking, "y con las mismas salió corriendo por la puerta arriba, por la cuesta que hay para entrar a los garajes. (Fue) un momento todo muy confuso; no se sabía nada de lo que había pasado, si nos iban a desalojar o no; no se sabía lo que pasaba", ha comentado.

Además, ha relatado que en un principio se pensó que había alguien en el garaje. "La Policía dijo por un altavoz que los jefes de portal de todos los edificios se juntaran en el centro cultural, a ver si se echaba en falta alguien, porque en un primer momento parecía que un señor que no aparecía, pero resultó que estaba en el trabajo".

La vecina ha explicado que sobre las 6.30 horas se ha oído un estruendo muy fuerte, que al principio pensaron que se debía al viento. "No se veía nada. Todo estaba oscuras, era de noche". Entonces, un vecino gritó que se había caído el parking. "Cuando empezó a hacerse un poco mas de día vimos que salía mucho humo, polvo, y que se había hundido todo el parque", ha indicado.

Beatriz también tiene una plaza en el parking siniestrado, y ayer, sobre las 20.00 horas, vio humedades al lado de su furgoneta. "Había días, hacía tiempo, que se veía caer goteras, pero tampoco le das más importancia; lo habían arreglado, una chapucilla habían hecho, y parecía que se había quitado, pero no. Ayer salió algo, unos charcos, y ha pasado esto", ha comentado.