Cinco razones para comprarte un híbrido enchufable

Para aquellos que se resisten a los eléctricos, existe una opción intermedia: los híbridos enchufables. Ser respetuosos con el medio ambiente no es la única razón para elegirlos

por Elena S. Bartolomé /


Acostumbrados como estamos a los motores de gasolina o diésel, hay una gran cantidad de conductores que no terminar de ver los coches eléctricos como una opción… por mucho que los hayan señalado como el futuro del mundo del motor. Para esos indecisos existen opciones intermedias antes de pasar a la conducción eléctrica. Efectivamente, hablamos de los híbridos enchufables, que se han convertido en una alternativa para adaptarnos poco a poco a los coches eléctricos. Si estás pensando en cambiar de vehículo, te damos cinco razones para que te decantes por uno de ellos.

enchufable1

Los híbridos enchufables son la transición perfecta entre la combustión y la electricidad (Gtres).


Pensando en el futuro

¿Qué escenario habrá en el futuro para los coches? Es una de las preguntas del millón que, de momento, no tiene respuesta. Lo cierto es que teniendo en cuenta las medidas y las políticas que se están adoptando para luchar contra la contaminación procedente de los coches y para mejorar la calidad del aire que respiramos, todo apunta a que habrá una lucha contra las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

En sentido, los híbridos enchufables surgen como una opción de garantía. Sus niveles de CO2 están muy por debajo de la media y, sobre todo, lejos del listón que acaba de imponer la Unión Europea de 95 g/km. Una cifra que pretenden reducir en un 37,5% de cara a 2030, es decir, que la media de emisiones de un vehículo no podría superar, aproximadamente, los 59 g/km de dióxido de carbono.

CERO Emisiones

Al hilo del punto anterior, conviene destacar que los híbridos enchufables con una autonomía eléctrica de 40 kilómetros, como mínimo, lucen en su parabrisas la pegatina de CERO Emisiones de la Dirección General de Tráfico (DGT). Por lo tanto, son una opción ecológica que, además, puede disfrutar de todas las ventajas intrínsecas a ese distintivo ambiental: no les afectan las restricciones a la circulación en situaciones de alta contaminación, dependiendo de la localidad, pueden aparcar gratis en las zonas de estacionamiento regulado; tienen acceso a las zonas de prioridad residencial, pueden usar el carril bus-VAO con un ocupante, disfrutan de bonificaciones fiscales, etc.

enchufable2

A su favor está que no dependen totalmente de su autonomía eléctrica (Gtres).


La autonomía no es un problema

Uno de los hándicaps de los coches eléctricos sigue siendo la autonomía (aunque cada vez crece más y permite hacer viajes más largos) y la falta de una red de carga. La ventaja de los híbridos enchufables es que su autonomía es semejante a la de un coche tradicional porque su motor eléctrico se combina con uno de combustión. Por lo tanto, nunca se quedarán sin energía para seguir circulando.

El nivel de potencia

Una de las leyendas urbanas que acompañan a los coches eléctricos, híbridos y enchufables es que no responden con la misma potencia que un vehículo de gasolina o diésel. Nada más lejos de la realidad. Un motor eléctrico da la potencia desde cero, es decir, que desde el primer momento disponemos de todos los caballos que tiene el coche. Esta es una de las características más llamativas, que, además, permite al híbrido enchufable entregar potencia constante desde revoluciones bajas.

Coches a la última

Los híbridos enchufables no sólo cuentan con las últimas innovaciones en el terreno de la electrificación. Al trabajar en una constante evolución de sus propiedades, son modelos que cuentan con los avances más novedosos en otros aspectos como los sistemas de asistencia al conductor, de ayuda a la conducción, de seguridad, etc.