¡Sé feliz! El discurso motivador de un fotógrafo español en una universidad en Bélgica

Transmite a los universitarios la importancia de ser feliz en el trabajo, algo que él mismo aplica desde que vivió una experiencia traumática

2 Minutos de lectura

10 de Enero 2020 / 00:00 CET EDIZIONES

Pedro Correa
¡Sé feliz! El discurso motivador de un fotógrafo español en una universidad en Bélgica © Pedro Correa

"Ahora que sabes que te puedes morir mañana, ¿cambiarías algo de este día que acabas de vivir?". Esta es la pregunta que Pedro Correa, fotógrafo español residente en Bélgica, formuló a un grupo de alumnos recién graduados como parte del discurso de ceremonia de diplomatura de Ingeniería de Telecomunicaciones en el que se centró en la importancia de perseguir la felicidad propia. El discurso tuvo lugar el pasado 28 de noviembre en la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica), y, desde entonces, ha tenido una gran acogida en redes sociales.

Hace par de días decidió subirlo a YouTube habilitando subtítulos castellano e inglés y el vídeo se hizo rápidamente viral. Con respecto a la pregunta clave de su discurso, para Pedro Correa "es imposible vivir como antes cuando uno se plantea esa pregunta al final de cada día": "¿Hubiese elegido este día que acabo de vivir, si hubiese sabido que era el último?".

Pedro Correa cuenta que para llegar a plantearse esta cuestión tuvo que vivir una experiencia que le cambió la vida: la muerte de su padre. Sucedió cuando tenía 29 años y su padre, 56. "Un día estaba fuerte como un roble y al día siguiente se fue". Ese día algo cambió y, tal y como explica en su discurso, su voz interior cogió un megáfono e hizo enmudecer a todas las demás voces. Entonces fue cuando se hizo la pregunta.

Antes de convertirse en fotógrafo especializado en fotografía urbana, Correa se licenció en ingeniería y se doctoró en la misma universidad en la que dio el discurso. Antaño, los valores que se transmitían eran de competitividad, lucha, seriedad, sacrificio y perfección. Para él, estos valores, ya obsoletos, no han conducido, en su mayoría, a los jóvenes a convertirse en adultos plenamente felices con sus decisiones y trabajos, sino a personas insatisfechas e infelices.

  

Su propuesta para esta nueva generación de jóvenes es encaminarlos en la búsqueda del sentido que quieran dar a su vida, de la felicidad o la alegría en el trabajo. Correa defiende en su charla la importancia de dedicar la vida a algo que realmente nos llene de felicidad, por encima de pretender tener buenos sueldos o querer mantener felices a terceras personas.

Y concluye: "El mundo ya no necesita más luchadores, necesita soñadores, personas capaces de reconstruir y de cuidar y, sobre todo, necesita hoy más que nunca personas que sean felices".